Death Note, Monster y otras recomendaciones propias y ajenas


imagesHe caído. Hace años que mis estudiantes (Andrea, Sully y tantos otros) me recomiendan los cómics Death Note Monster. Este último, brutal. De aquel ya he probado el primer bocado, el segundo y el tercero; y me espera Pies descalzos.

Son adictivos. Sé que algunos de vosotros, mis queridos viejos alumnos, pensaréis: “ya te lo dije”. Y sí, es verdad. No es que no leyera cómics antes (como podéis ver aquí, o aquí) ni que sea reacio, precisamente, pero cada lectura tiene su momento, supongo, y este se venía demorando desde por lo menos mi paso por el Rosa Chacel (instituto en peligro de extinción en estos días, como me recuerda Bea de vez en cuando y leo por aquí y por allá, espero que el encierro fuera un éxito y que, de paso, disfrutarais mucho de la reunión) culminado en un aumento de la presión el año pasado en el Manuela Malasaña.

No es lo único que he leído últimamente, claro. Hace tiempo que no hago fotos con azafatos (como en esta entrada, en esta otra, o también en esta de aquí) de los libros que leo, porque se me van terminando los azafatos antes que los libros y no quiero repetirme demasiado, pero sí me interesa hacer alguna que otra recomendación y, además, mostrar que hay vida más allá del agujero negro llamado Call Of Duty o del horizonte de sucesos FIFA en algún otro lugar de la galaxia.

Captura de pantalla 2016-01-26 a la(s) 20.57.32.pngSiempre dejo un poco al margen mis lecturas de los Siglos de Oro, cada vez más abundantes en los últimos meses; todos esos trabajos o estudios que sirven para las investigaciones que me ocupan sobre la imprenta manual y la edición de textos a finales del XVI y a principios del XVII, sobre la novela picaresca y Cervantes o sobre algunos otros temas menores que ahora mismo tengo entre manos, que seguramente que os interesarán todavía menos (imagino bostezos por doquier), aunque a mí me apasionen, de manera que mis listados de lecturas siempre vienen cojos, pero muy bien recomendados. Por ejemplo, he leído casi íntegra la serie de novelas del detective Mario Conde de Leonardo Padura, a partir del regalo de una compañera (gracias, Lucía) justo antes de las vacaciones estivales. Me divierten y están bien escritas. Solo me queda pendiente Herejes (2013), además de la que dejo en la imagen. Son ocho en total. En realidad, es la segunda vez que me la recomienda un profesor. En la anterior ocasión iba asociada a Las benévolas, de Jonathan Littell y a Petros Márkaris y su novela policíaca a la griega. De este no leí más que Defensa cerrada, pero volveré sobre él. Novela negra completamente diferente de todo lo que se suele leer en el género es la peculiarísima 1.280 almas, de Jim Thompson, que recomiendo mucho. Seguramente, no son para mis alumnos de este año, o no para que mis alumnos de este año los lean este año, pero quizá sí puedan disfrutarlos dentro de algunos.

También me he dado a la ciencia-ficción. Tenía alguna laguna por no haberme metido en el mundo de Philip K. Dick, y probé con Ubik y Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, dos títulos delirantes y entretenidos. Por hacer honor a este último, dejo un vídeo de la maravillosa composición musical de John Dowland:

He leído desde verano, como siempre, bastantes libros de cuentos o microrrelatos. Recuerdo Los sempiternos de Ginés Cutillas y La trama oculta de José María Merino, una antología en cátedra que aparece bajo a estas líneas y, además de los que olvido, tengo pendientes unos pocos más.

IMG_7532

La literatura juvenil no puede faltar. Hay que actualizar los listados que os ofrezco. He leído quizá diez o quince más de los que aquí figuran, que son los que andaban por casa. Pero estos me gustaron, en general. El de Mendiola, no, la verdad, y de Laura Gallego prefiero otros muchos. Cuentos mínimos es para un nivel de 5º o 6º de primaria, diría yo. Encontraréis muchos otros en los estantes de la biblioteca del CEIPSO.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Mis ultimísimas lecturas incorporan un par de ensayos dispares: uno del que ya hablé aquí; el otro se titula Chavs, un sugerente libro que estudia el menosprecio de la clase trabajadora en en Reino Unido. Junto a mí, ahora mismo, el más reciente de la saga del detective zumbado de Eduardo Mendoza: El secreto de la modelo extraviada. A medias, unas adaptaciones de la narrativa de Aub al teatro, una antología de teatro breve, unos volúmenes sobre el libro en los Siglos de Oro, algunos textos de 1580-1605, un tratado de historia de J. H. Elliot, otro sobre modales en el devenir de los tiempos, dos libritos de fotografía de Chema Madoz, Cervantes, por supuesto, pero esta vez adaptado para alguna actividad del instituto –además de un manga del que ya diré unas palabras– y, en fin, un poco de todo.

No cuento todo esto porque sí. Mi interés es animaros en vuestra primera grabación de BookTubers. Primer paso: qué habéis leído y qué os parece.  ¿Por qué no me lo recordáis dejando los títulos en comentario a esta entrada? Ánimo.

Esta entrada fue publicada en 1ºESO, Actividades, Actividades complementarias, Literatura, Todos los cursos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Death Note, Monster y otras recomendaciones propias y ajenas

  1. Brenda dijo:

    Hace un mes estuve en Tenerife norte y tuve la oportunidad de ver la exposición (gratuita) de Chema Madoz recomendada por una compañera de trabajo. La verdad es que nunca había ido a una exposición fotográfica ya que no me atraía para nada.
    Desde ya la recomiendo porque no es muy grande y se puede ver en 10′ si no tenés tiempo y poder darle una “chance” a las exposiciones de fotografía.
    Por cierto, la exposición también estuvo en Madrid!

    Como siempre, textos geniales profe! Te sigo leyendo hasta en Berlin!

    • ernestoprofe dijo:

      Querida Brenda:
      Muchas gracias por los años de sufrida seguidora del blog, sobre todo ahora, que vas de aquí para allá. Siempre me hace ilusión que asoméis la cabeza mis antiguos alumnos, ya lo sabes, y más por el cariño.
      Tuve ocasión de ver la exposición en Fuenlabrada. Precisamente, los libros de Madoz estaban en la mesa, y aquí siguen, porque quiero preparar una entrada que nunca termina de llegar, en la que hablo un poco de ella, al tiempo que explico la metáfora.
      Espero que nos sigamos viendo por aquí. Es la ventaja de internet, el blog me hace ubicuo.
      Un abrazo.

  2. Dra Tenma dijo:

    Vas a tener que comer muchos huevos Kinder para conseguir más azafatos. No obstante te recuerdo que aún no has mostrado la azafata más mona de tu casa. Pista: tiene cuatro patas y ladra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s