El relato circular


Hemos leído “Continuidad de los parques“. Es un relato que abre muchas cuestiones de interés dentro del ámbito de la narración, que debo dejar al margen por ahora. Eso sí, vamos a utilizarlo como pie para vuestra próximo escrito. Antes, veamos un cortometraje.

Loop

 

Imagino que entre el título de la entrada, la referencia a Cortázar y el vídeo que acabamos de ver, ya vislumbráis el tema del trabajo de la próxima semana. Pues mucho ánimo, y que vuestro relato circular maraville a los compañeros.

A trabajar

P.S.: Espero que cuando vayáis a subir vuestro relato tengáis paciencia suficiente para disfrutar de este maravilloso corto de animación de cuatro alumnos de la escuela francesa Bellecour Ecoles d’art: Fabien Weibel, Sandrine Wurster, Victor Debatisse y Manuel Alligné. Por otra parte, confío en que me hagáis caso y veáis algún día Atrapado en el tiempo, con un Bill Murray genial.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 2ºESO, 4ºESO, Actividades, Cine, Ejercicios, Literatura, Microrrelato, Todos los cursos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

61 respuestas a El relato circular

  1. M.C 4ºB dijo:

    Voy a compartir con vosotros la historia de Fígaro, un acrobata conocido por sus retos kamikazes; este relato comienza con como un día normal. En cuanto se levanta Fígaro, prepara su desayuno y se arregla. Fígaro se va a la parte de atrás de su casa para seguir practicando sus acrobacias con las motos, para ver si podía mejorar su espectacular número, que estaba preparando con mucho esmero para realizarlo frente al público al día siguiente. Al día siguiente, la jornada de Fígaro comenzaba como cualquier otro día normal; cuando se levanta, prepara su desayuno y se arregla. Se va a la parte de atrás de su casa para seguir practicando sus acrobacias con las motos, para ver si podía mejorar su espectacular número, que iba a presentar frente al público a la mañana siguiente.

    ‘Buah que rollo’, ‘más de lo mismo’, ‘todos los relatos circulares son parecidos, curraroslo un poquito más’. Seguro pensaís cosas como estas, mam*nes.

    Debeis saber que nuestro querido Fígaro sufre desde hace diez años una lesión cerebral que le impide recordar todo lo vivido durante el día, creyendo levantarse siempre en la misma fecha…

  2. ernestoprofe dijo:

    José Luis D. (4ºA):
    La oscuridad se cernía sobre sus propios ojos. Una batalla, fue larga, los héroes cansados de que la gente que mas aman mueran a manos de este villano, se enfrentaron en las mismas puertas de su ciudadela, los ciudadanos de las ciudades cercanas les apoyaron, maquinas de guerras, catapultas, arietes, todo fue llevado hasta su puerta. La guerra comenzó el capitán a cargo de las maquinas de asedio dio la orden, los muros empezaron a caer, de esos muros emergieron unas bestias o muertos vivientes que intentaron defender a su amo, grandes gárgolas emergieron de los cielos y arrebataron las vidas de muchos de la gente que había, aun así los héroes no se rindieron, no iban a dejar que eso dominara el mundo. Horas de guerra, consiguieron entrar a la parte de abajo, muchos de los que días atrás estaban festejando y sonriendo, ahora son simplemente alimento para las planta, aun así, con todo el dolor en los hombros, los héroes se enfrentaron junto a unos pocos supervivientes a toda la horda de engendros y muertos hasta la puerta de aquel villano, abrieron las puertas, estaba sentado, como si los estuviera esperando, llevaba una armadura negra congelada y una espada con sellos nórdicos, se levantó de su trono y se dirigió a terminar lo que habían comenzado, fue una batalla muy sangrienta solo quedaron tres de los seis héroes que fueron a la batalla, los demás, todos decapitados. Todos estaban agotados, es una batalla muy dura, pero eso no iba a detenerlos, si no conseguían matarlo toda la humanidad iba a ser esclava, sus hijos, esposa, hermanos, padres, todo. En un momento de arrebato se abalanzó sobre el villano y le hirió en un brazo, cuando se separaron lanzó la espada y lo atravesó, en un momento desesperado para sobrevivir huye arrastrándose, pero de nada le sirve, los héroes ya habían echo su cometido, mientras se arrastraba recordaba las cosas malas que hizo, el en realidad no era así, solo fue unos acontecimientos que le pasaron en su vida y eso fue lo que le hizo cambiar, igualmente, no había perdón para los crímenes que había cometido, el villano podía ver como la oscuridad se cernía sobre sus propios ojos.

  3. ernestoprofe dijo:

    Cristian, de 4ºA:

    Relato circular.

    Al llegar a casa y después de haber recibido una cuantiosa dosis de “bendiciones nigromantes” el teléfono empezó a sonar.
    Lo último que recuerdo tras aquella misteriosa llamada fue el despertar en una especie de celda oscura por la que pude divisar a través de los barrotes un extraño ser que deambulaba por los pasillos jorobado, como si en su espalda recayese el miedo que se palpaba en las caras del resto de personas que se hallaban allí.
    Tras un par de minutos en los que permanecí conmocionado por la situación la desesperación se apoderó de mi cuerpo y comencé a gritar y golpear los barrotes.
    Aquel ser mortuorio clavó su mirada en mi, abrió la celda, me agarró y me arrojó al exterior. Tras una intensa batalla que duró varios minutos las paredes se impregnaron de sangre onírica. Corrí por el pasillo hasta la puerta, la abrí y un fuerte destello me absorbió por completo. Me encontraba en mi cama cuando
    una melodía tintineante finalizó mi estado adormilado, me dirigí a la puerta, la abrí y en el suelo había un teléfono, lo descolgué…

  4. Daniel.N 2C dijo:

    Me habia llevado años planearlo estaba preparado para dar el paso , le iba a asesinar.
    Me sabia sus pasos , cuando salia , cuando entraba , su matricula , su nombre , los de su familia….sus pensamientos.
    Llego la hora , estaba preparado,me cole por la ventana y,estaba ahi,sentado en el sillon leyendo un libro.Me acerque a el y le apuñale,fue facil ya que estaba despistado co ese libro.
    Me pico la curiosidad y me sente en el sillon tan comodo y empece a leer ese libro de misterio tan bueno.Pasaron años ya era como si estuviera en mi propia casa, me sente como culquier dia a terminar el libro asta que algo frio me atraveso el estomago y cai al suelo,lo ultimo que vi fue como se sentaba en el sillon a leer el libro que aun no habia terminado.

  5. Melissa dijo:

    Yo tengo dos historias
    La primera:
    No entiendes nada,
    te ponen pañales,
    no hablas,
    no andas,
    creces,
    te haces mayor,
    no entiendes nada,
    te ponen pañales,
    no hablas.

    La segunda:
    Paula estaba en el parque,sola, atenta de su movil cuando una pelota le golpeó la cara,
    Ella vió como la pelota se desvió hacia la otra calle, así que fué a buscarla, fué dificil de encontrar ya que la pelota estaba en un callejón,en ese momento se cruzó un un gato negro,
    Paula presentía algo, algo extraño, ella no podía explicar lo que sentía, cogió la pelota y notó un gran escalofrio, así que volvió al parque a darle la pelota a esos niños, ellos le agradecieron su ayuda. Paula sacó su movil cuando de repente una pelota le golpeó la cara…

  6. Alejandro Alonso 2C dijo:

    Marta se despertó en la habitación de Clara , su hija .Se dió cuenta de que tenía que ir a recogerla del colegio , Marta estaba asustada , estaba escuchando ruidos y viendo sombras a diario.Ya en la casa las dos chicas escucharon susurrar su nombre , ese sonido atronador provenía del cuarto de Clara.Marta lo había escuchado y se hizo la inconsciente para que su hija no se asustara.
    Al día siguiente Marta fué a despertar a Clara para llevarla al colegio , donde al levantarse vió una sombra demoniaca justo al lado de la casa de muñecas de Clara , asustadiza la llevo con prisa al colegio para hacer sus labores del hogar.Escuchó sonar su nombre otra vez de aquella habitación , se acercó a mirar la casa de muñecas cuando se dió cuenta de que esa casa era una referencia a su propia casa , estaba la cocina , el baño, el salón .Cuando se dió cuenta , se fijo que estaba ella en la casita de muñecas de Clara pero , había algo extraño.
    Estaba ella mirandola y la misma sombra detrás , se dió la vuelta con pánico y ese ser demoniaco la dejó inconsciente de un golpe y se desmayó por el miedo.
    Marta se despertó en la habitación de Clara .Se dió cuenta de que tenía que ir a recogerla del colegio

  7. Ángel Andrés J 2C dijo:

    Estaba él allí dentro de la bañera con la cabeza al lado del grifo,del que caían gotas de agua.Se levantó salió de la bañera y se fue al salón,se tumbo en el sofá a ver la televisión,a los diez minutos se levanto a cenar y mas adelante se acostó.Al día siguiente se levantó se fue hacia la bañera para darse una ducha,abrió el grifo,y al entrar a la bañera se resbaló y se cayo,quedándose con la cabeza al lado del grifo del que caían gotas de agua.

  8. Sisi.W.2°C dijo:

    Desperté con un dolor de cabeza,mi habitación estaba totalmente desodenada,estoy tumbada en el suelo,con heridas en los pies.Me levanto y voy hacia el baño,y al reflejarme en el espejo,y de repente recordé que tenía que llamar a mi madre.Salí corriendo a buscar el móvil y me resbalé con la pata de mi cama.Y me desmayé.
    Desperté con un dolor de cabeza…..

  9. Natasha.M.2°C dijo:

    Me deperté rodeado de un montón de cables y de robots descompuestos que nunca vi en mi vida agaché la cabeza y mi cuerpo estaba lleno de trozos de robots.
    -¡Soldado! ¿¡Estas bien?!-preguntó una mujer con cuerpo de robot y cabeza de chica rubia y pelo corto.
    -¿Sodado?-pregunté.
    Y un dolor punzante inundo mi cuerpo
    Me desperté rodeado de un monton de cables…

  10. carlos H. 2C dijo:

    Me desperté , era pronto y apenas había luz natural en la calle. Decidí ir a la cocina para desayunar algo rápido ya que hoy era un día especial . Por fin tenía la reunión con Don Mariano Rajoy para “debatir” de la economía en España. En casa, estaba nervioso buscando un traje adecuado,me decidí por uno italiano. En el coche, camino del congreso se me estaban ocurriendo muchas preguntas , pero no fueron muy buenas. Cuando estaba en la sala de espera con esos dos guardaespaldas tan altos y musculosos por fin me vinieron más preguntas a la cabeza. Entre en la sala y dentro me esperaba Mariano , él saludo pero yo solo me dedique a sacar una pistola con silenciador del bolsillo y disparárle a la cabeza,después me desperté , era pronto y apenas había luz natural en la calle.

  11. David Martín Fernández. 4ºB

    El hombre se despierta viendo un cuarto blanco. Se encontraba confuso, no sabía dónde estaba ni que día era, en verdad desconocía el mundo. Al cabo de unas horas, dos funcionarios de prisiones entraron y sacaron al hombre, llevándolo a su celda original. Nuestro sujeto se encontró a un tipo que no conocía en la litera de arriba, pero no quiso entablar conversación con él. Llegó la hora de comer y el prisionero todavía no entendía su situación actual ni el porqué de su estancia en la cárcel, pero tampoco recordaba más allá de su despertar en el cuarto acolchado. Este se empezó a estresar en exceso, empezando a entrar en locura. Se puso a gritar en medio del comedor, tirando sillas y todo lo que hubiera a su alrededor, hasta que un grupo de funcionarios a llevárselo. Aunque el hombre estaba en un brote de esquizofrenia, recordó el camino por el que le conducían. En el final del pasillo se encontraba el cuarto acolchado. Minetras que era agarrado de las extremidades, uno de los trabajadores le inyectó un suero desconocido…El hombre se despierta viendo un cuarto blanco.

  12. Roberto M. 2ºC dijo:

    Abro los ojos. Sigo en mi cama pero estoy excitado como si acabase de despertarme de una pesadilla que no logro recordar. Me incorporo y decido ir a darme una ducha para refrescarme. Al entrar al baño encuentro mi toalla tirada en el suelo, pero no le doy mucha importancia y empiezo a ducharme. Cuando estoy terminando, oigo un grito familiar procedente de la cocina y lo más rápido que puedo, salgo de la ducha, me seco a medias, me pongo una camiseta y un pantalón y voy a allí tirando la toalla al suelo para no perder tiempo colgándola. Cuando llego corriendo a la cocina e intento frenar bruscamente me resbalo al tener los pies todavía húmedos y caigo por la ventana soltando un grito. En la caída recuerdo lo que había soñado y entonces lo entiendo todo.
    Abro los ojos.
    Roberto M. 2ºC

  13. Clara Sanz dijo:

    Estaba en un banco sentada esperando a recibir un mensaje de Marcos; había quedado con él para cenar y no aparecía. Después de diez minutos, decidí entrar a un bar, hacía demasiado frío, como para estar más de cinco minutos en la calle. Pedí una coca-cola y encendí el móvil, ningún mensaje suyo. Salí del bar rumbo a una tienda para comprar chicles, ahora hacía mucho más frío. Compré cinco chicles, y volví hacia la calle de antes. Llegué fácilmente, estaba en un banco sentada esperando a recibir un mensaje de Marcos.

  14. Noelia.Sa. (4ºB) dijo:

    “Y de repente estaba allí. Era alta, morena, de tez pálida y aparentemente tranquila.
    No pudo hacer otra cosa más que mirarla desde fuera.
    Siguió a lo suyo. Como todos los días recorría los pasillos de la segunda y la tercera planta. Entre medias le tocaba vigilar el comedor…
    Normalmente no ocurría nada raro; pero cuando había conflictos era difícil o casi imposible no ser golpeado o que no hubiera ningún herido.
    Todos sus días estaban basados en la rutina. Nada nuevo.
    Pero un día…alguien consiguió colarse en el panel de control, todas las celdas se abrieron, y surgió el caos. Por mucho que él lo intentara, la mayoría lograron escapar. Todos huyeron.
    Mientras; él, angustiado y desesperado ante la situación, decidió sentarse un instante para tomar aire y tratar de tranquilizarse.
    Observó, y de repente se dio cuenta. Observó de nuevo.
    La mujer alta, morena, de tez pálida y en apariencia tranquila seguía allí. No había salido de su celda, ni se había movido.
    Aún así, no pudo hacer otra cosa más que mirarla desde fuera.”

  15. andrea roldan dijo:

    Me levanté con dolor de cabeza porque la noche anterior había salido de fiesta con mis amigas. Llegué tan tarde a casa que no me resultó raro despertarme en medio de la cocina. No podía aguantar el dolor de cabeza y me tomé una caja de pastillas de una sola vez, mi cuerpo duró unos dos minutos despierto. Tras esos minutos mi cuerpo cayó desplomado al suelo de la cocina de la misma manera que había amanecido esa misma mañana.

  16. ernestoprofe dijo:

    Había una montaña, dentro de la montaña había un templo,en el templo vive un viejo monje estaba contando historias a un monje joven , la historia trata de … había una montaña, dentro de la montaña había un templo, en el templo vive un viejo monje estaba contando historias a un monje joven, la historia trata de …‍

    (zhenyan,lin del 4A)

  17. Noelia G.O. 2ºC dijo:

    Me desperté aturdida en aquella habitación inhundada por aquel calor instoportable que venía acompañando la ciudad desde que empezó el verano. Me levanté de la cama y salí dándole un empujón a aquella vieja puerta de madera que soltó una polvareda cuando se abrió. Salí con la firme idea de que en la calle haría más fresquito que en la habitación y que así podría refrescarme. Salí, pero no estaba en lo cierto ya que era imposible dar más de dos pasos en aquella acera. No había muchos transeúntes caminando, así que mi orientación me dijo que no era entre semana ya que los habitantes de esta ciudad viven estresados y no irían tan calmados si fuera entre semana. Me acerqué apreguntarle la hora a una señora, pero no me contestó, pensé que era un caso puntual, pero no, nadie parecía percatarse de mi existencia. Parpadeé incredula ante esta situación y noté como me atropellaban. Me desperté asfixiada por el calor, y nuevamente decidí salir a la calle, fui ignorada por las demás personas y , nuevamente sentí mi cuerpo chocando con aquel abrasante capó.

  18. Mario S 4ºB dijo:

    Son las nueve de la mañana y Vanesa se encamina al colegio, todo va bien. A la hora de volver a casa sale del aula pero no se espera ese destino, en vez de ver el pasillo del colegio llega a parar a su cuarto. Está asombrada su aula conecta con su habitación. Decide bajar a ver a su madre pero no está y piensa en que quizá estuviese haciendo la compra. Mira el reloj, son las tres, su padre llegará a las cinco y se pone a arreglar su cuarto. Ya son las cuatro y su madre no llega, decide tumbarse en la cama a escuchar música y se acaba durmiendo. Se despierta, mira el reloj y al ver que son las diez y que no la han despertado baja al salón y busca por todos lados a sus padres pero no están. Va a la plaza del pueblo a las dos de la tarde después de recorrerse el pueblo en busca de ayuda. El reloj del ayuntamiento está parado y marca las tres, justo a la hora que llegó a su casa a través del aula. Entra en el edificio y escucha unos llantos pero no había nadie por allí, de repente escucha la voz de su madre que la dice que arregle el reloj de lo alto del ayuntamiento. Se dirige a lo más alto del edificio donde se encuentra las piezas del reloj tiradas por le suelo, se arma de valor y se dispone a arreglarlo, y cuando consigue colocar la última pieza suena el reloj, Vanesa cae al suelo y asustada y sin creérselo sale de su aula.

  19. Bárbara Z. (4ºB) dijo:

    Me acuerdo perfectamente de lo que pasó, sé que era un niño de 10 años y nunca nadie se preocupó sobre mi sonambulismo hasta que, en una de las frías noches de invierno, me levanté y fui de paseo por el pueblo. Con el pijama y descalzo. A la entrada del pueblucho había un puente viejo y angosto, y debajo un río bravo. Me dieron ganas de tirarme y eso hice, salté.
    Cuando toqué el agua desperté, yo creía que era un sueño pero me estaba ahogando, en verdad el agua me abrazaba por todas partes y no quería soltarme. Y luego ya… no sé qué pasó… Sólo sé que algo me salvó y sigo vivo gracias a eso.
    Esta noche, me pasó lo mismo, sólo que al despertarme dentro del agua, vi a mi pequeño yo, pálido e hinchado por el agua, agarrado por un hierbajo acuático por la muñeca…

  20. estudiantelaboral dijo:

    Me desperté en la entrada de una tienda “Game”, no sabía que demonios hacía allí solo, sin nadie a mi alrrededor, entré en la tienda ha echar un vistazo cuando derrepente, ví una cristalera al final de la tienda y dentro una play station 4 de oro macizo, me acerque hacía la cristalera y me quedé anonadado contemplando esa belleza,pensando lo feliz que sería con aquella play, mi avaricia de querer tenerla me impulsó a romper aquella cristalera y coger la play, en aquel instante note un calambrazo recorriendo todo mi cuerpo, lo siguiente que recuerdo es que me volví a despertar en la entrada de la tienda.

  21. Estebania.B dijo:

    Habitación blanca. Un muchacho joven sentado en una silla con los ojos cerrados. Los abrió lentamente. Mirada verde, intensa, casi inhumana.
    Entra un hombre joven. Veintisiete años como mucho. Tenía heridas en el cuerpo y rostro. Se sentó serenamente en una silla frente al muchacho de ojos verdes.
    -¿Cómo te llamas?
    -Sasha Gray
    -¿Cuál es tu misión en este mundo?
    – Destruir a todos los monstruos que existan
    -De acuerdo, adelante
    Se levantó, cogió muchas armas. Montó en un coche, en el cual no había nadie conduciendo, y, tras horas de viaje, salió a la superficie donde le recibió una luz cegadora.
    Calles desoladas. Cristales rotos. Tiendas en llamas. Coches estrellados.
    Bajó del coche, disparó una bala al aire, esperó. Posición: en guardia.
    Salió un ser de piel escamosa, garras de escorpión, cuerpo de mosca boca enorme con 100 dientes, mínimo, y un tamaño descomunal.
    Se abalanzó sobre el muchacho y de una sola bala, lo fulminó. Aparecieron más. Diez. Exterminados. Veinte. Eliminados. Treinta. Derrotados. Sin embargo hubo un momento en el que fueron tantos, que incluso para él era complicado.
    Balas. Uno de ellos atravesó su pecho. Sangre. Arrancaron su brazo. Chillidos estridentes. Cortaron su pierna. Golpes. Le inyectaron veneno. Cristales rotos. Un golpe en la cabeza, y todo se volvió oscuro.
    Habitación blanca. Muchacho joven sentado en una silla. Abrió los ojos, mirada verde, fluorescente. Inhumana.
    Entró un hombre de mediana edad. Cojeando. Con heridas en rostro y cuerpo. Treinta y cinco años como mucho. Se sentó frente al joven.
    No habló. Se le escapó una lágrima. Suspiro. Abrió la boca. Hizo una pausa. Habló.
    -¿Cómo te llamas?
    -Sasha… Sasha Gray

  22. Rocío G. 4ºA dijo:

    Eran cerca de las dos de la mañana. Me disponía a irme a dormir. En casa solo estábamos Rym, mi perrita, y yo. Tras haberme puesto mi pijama favorito y prepararle la cama a Rym, me acurruqué y cerré los ojos. Entonces recordé que me dejé la televisión encendida. Bajé las escaleras y, tras apagarla, tres golpes retumbaron en la puerta. ¿Quién llamaría a esas horas? Me acerqué y miré por la mirilla. Era un joven, aunque no le vi la cara por que miraba hacia abajo.Pregunté quién era, a lo que un fino hilo de voz me respondió que la dejara pasar, incluso dijo mi nombre. Abrí la puerta. Cuando vi su cara, estuve apunto de derrumbarme. Esa chica era Bea, mi ex-novia. Tenía la cara llena de heridas y de sangre. Fui a por el botiquín, nos sentamos en el sofá, la curé y estuvimos hablando un rato. Hacía mucho que no nos veíamos y, sin darme cuenta, se me abalanzó. Lo ultimo que recuerdo es a Rym tirándose sobre mi y sobre la cama en la que me encuentro.

  23. $ Eduardo $ 4B dijo:

    Aquel chico se percató del paso rápido de esa chica. Estaba sola. Airoso le comentó:
    -Lindo movil el que tienes en tus manos.
    Al día sigiuiente, estrenando movil iba por la calle,cauteloso guardó todas sus pertenencias en su chaqueta,tenía prisa,era tarde y estaba oscuro. Pasando entre un grupo de gente, lastimosamente para él escuchó una voz que le dijó:
    -¡Eh, chico! que bonito abrigo llevas puesto ¿no?

  24. Lucía G. 4ºB dijo:

    Me encontraba tendida en el césped, césped artificial. Sentía una presión en la cabeza, como si me fuera a estallar, pero no hice caso y me levanté, me quité del rostro aquellas diminutas bolitas de caucho que quedaban y seguí jugando. El balón me vino a los pies, corrí como una loca con el por la banda, seguidamente un rival me empujó con fuerza hacia aquella valla de alrededor del campo que en ese mismo sitio estaba un poco doblada y llena de sangre y lo último que recuerdo es que… me encontraba tendida en el césped, césped artificial. Sentía una presión en la cabeza, como si me fuera a estallar, pero no hice caso y me levanté, me levanté con esa sensación de déjà vu, me quité del rostro…

  25. Michael sting 4ºB dijo:

    Aquella mañana empezaba pesada y como era costumbre se dirigía directamente hacia el espejo grande por aquellos dientes ,enorme y que no descuidaba, se lava con cepillos de dientes diferentes .Se miraba en el espejo buscando una pequeña mancha para volverse a cepillar ,sintió un leve dolor después de apartar la mirada del espejo. Seguido de allí fue directo a la cocina cogió un cuchillo y una cerveza. como no había tijeras para corta el embase de los cepillos dentales. Al dar un paso en falso en la entrada del baño la cerveza cae encima del lavamanos y el mortífero cuchillo pasa atreves de la frente llegando asta, Aquella mañana…….

  26. Iván F. (4ªA) dijo:

    Regresé a casa en la madrugada, cayéndome de sueño. Al entrar, todo estaba oscuro. Para no despertar a nadie avancé de puntillas y llegué a la escalera que llevaba a mi cuarto. Apenas puse el pie en el primer escalón dudé de si ésa era mi casa o una casa idéntica a la mía. Y mientras subía temí que otro chaval, igual a mí, estuviera durmiendo en mi cuarto y acaso soñándome en el acto mismo de subir por la escalera. Subí arriba, abrí la puerta y allí estaba él, o yo, todo iluminado de la luz de la Luna, sentado en la cama, con los ojos bien abiertos. Nos quedamos mirándonos, nos sonreímos. Sentí que la sonrisa de él era la que también tenía yo: como en un espejo, uno de los dos no era real. ¿Quién sueña con quién?, dijo uno de nosotros, o quizá ambos. En ese momento oímos ruidos de pasos en la escalera: de un salto nos metimos uno en el otro y así unidos nos pusimos a soñar al que venía subiendo, que era yo otra vez.

  27. Carlos P. 4B dijo:

    Estaba yo en el bosque, perdido, sin saber que hacía allí, en aquel lugar tan extraño. Me levanté , mareado, sin saber qué hacer. Decidí dar una vuelta por el bosque. Era un bosque raro, frondoso, dónde también tenía cosas propias de una selva amazónica. De repente, dando vueltas por el bosque, veía que no terminaba, y seguía todo igual, parecía que siempre pasaba por el mismo lugar, el mismo sitio. Había un árbol con unos frutos muy apetecibles. Ese mismo árbol lo vi al despertarme, estaba junto ami. Me sentía hambriento y con mucha sed, y cogí un fruto del árbol. Me lo comí y…. Estaba yo en el bosque, perdido, sin saber que hacía allí…

  28. Daniel S. 4º B dijo:

    Salí de casa con la intención de pasar la mejor tarde de mi vida, pero las cosas se torcieron repentinamente. Cuando giré la esquina de mi calle, el vecino al que odio profundamente con el chucho mas odioso del mundo, cabe decir que el también me odia a mi y su perro aun más. Al mirarme, no intenta disimular la cara de amargado con la que me mira siempre, y el perro me ladra cualquiera de las veces con la que tiene oportunidad. Yo en un gesto rápido me coloco los auriculares en las orejas y subo el volumen de la música del móvil. Yo seguí andando por la calle cuando de repente, un coche pisa un charco y me empapa entero estando esperando en la acera; por lo que me toca volver a casa y cambiarme de ropa.
    Salí otra vez y me volví a encontrar con mi vecino, si, ese tan odiado y, como no, su famoso chucho, yo volví a ponerme los auriculares y a subir la música del móvil, seguí andando por la calle y me paré en un paso de cebra, esta ves mas alejado de la acera porque estaba el mismo charco, pasó el mismo coche que me mojó antes y salpicó, pero no me alcanzó ninguna gota de agua; pero de repente, a una mujer a mi lado se le escapa de la mano una botella de agua que me golpea y me empapa por segunda vez, por lo que tuve que volver a casa a cambiarme.

  29. Marta.M 4°A dijo:

    Pasada una noche de primavera en la ciudad de New York, llego un mensaje urgente a la comisaría central de la zona, en el cual informaba de un asesinato que se produjo esa misma noche.
    Los inspectores tras darle vueltas al asunto, decidieron ir a la zona del crimen acompañados de unos criminólogos expertos en casos como ese, una vez allí y dándose cuenta que tras pruebas, simulaciones e invenciones de los hechos no hallaban respuesta a lo que pudo pasar allí.
    Uno de los inspectores quiso entrar mas a fondo en el caso y esa noche se quedo en el lugar para ver como pudo pasar y como aquellas farolas de la zona alumbraban para que nadie pudiese ver que paso por aquella oscuridad.
    La mayor sorpresa de todo fue que pasada la media noche el apareció asesinado de la misma manera y aparentemente inexplicable. Un segundo inspector acompañado de su criminólogo de confianza retomo el asunto y de esa manera hallar la respuesta que hasta ahora no habían conseguido. Tras varios días de investigación y de someter a gente de la zona a preguntas y visitar mejor la zona se dio cuenta que tenia al asesino enfrente de sus narices, el asesino raptaba a la gente, la subía a su domicilio y desde el mismo atados de pies y manos tiraba desde su balcón a sus víctimas.

  30. Andrea S. (4ºB) dijo:

    Se levanto bruscamente en su cama empapado en sudor frió y desorientado su casa estaba oscura y en silencio mas de lo normal, la luna desprendía un fuerte brillo decidió ir a beber agua , al no encontrar ninguna botella en el frigorífico, se dirigió al grifo del que no salia agua, preocupado se fue a buscar al presidente para enterarse de que ocurría con el agua , se dispuso a llamar a la puerta del presidente , pero se detuvo al darse cuenta de que ya estaba abierta preocupado decidió entrar y vio al presidente tirado en el suelo al parecer muerto y una horrible criatura agachada comiéndoselo, la horrible criatura se dio la vuelta y le dijo tu eres el siguiente. Se levanto bruscamente en su cama empapado en sudor frió y desorientado…

  31. Ainoa E. (4ºB) dijo:

    Me desperté en el suelo del salón rodeada de cristales, no entendía que hacía en el suelo y no en mi cama. Me levante y me fui a por un vaso de agua a la cocina, cuando iba a coger el mando de la televisión, me tropecé con la alfombra y caí encima de la mesita del salón.
    Al día siguiente me volví a despertar como el día anterior, no entendía porque siempre me levantaba en el mismo momento y con la misma posición.

  32. Iván C. dijo:

    Despues de comer me disponia a recoger y a limpiar mi plato y mi vaso,pero me llamo mi hermano,pidiéndome ayuda con unos ejercicios que no entendía ,tras esto me fui con el al cine a ver una película ,que duro bastante,ya cuando llegamos a casa estaba mi madre esperándonos ,a mi hermano le castigo por no terminar todos los deberes y a mi con irme a la cama pero despues de comer ,recoger y limpiar mi plato y mi vaso.

  33. Marta.C 4ºA dijo:

    Me dispuse a montar los muebles nuevos y, leyendo las instrucciones me dí cuenta de que no sabía hacerlo, así que me fui a casa de una de mis hermanas a ver si ella me podía ayudar. Como llevábamos un tiempo sin vernos, nos entretuvimos, incluso fuimos a tomar algo. Al anochecer volvimos cada una a nuestra casa.
    Al día siguiente intenté montar los muebles de nuevo, y las instrucciones seguían siendo las mismas, con lo cual no las entendía…

  34. Estefanía Melo ( 4B) dijo:

    El Cuervo

    Suena la alarma , Luis se despierta de repente ve posado en su mesita de noche a un cuervo , asustado , intenta espantar al cuervo ; se pregunta como ha podido entrar , más tarde se da cuenta que se dejo la ventana abierta . Se prepara para irse a trabajar . Vuelve del trabajo , cansado , se dirige a su cuarto para meterse en la cama y otra vez ahí estaba ese animal negro y misterioso de nuevo posado en su mesita de noche .

  35. Marta 4ºB dijo:

    Iba caminando por un callejón totalmente desierto.Estaba agotado,llevaba más de una semana quedándose a trabajar hasta tarde y aquello le estaba matando.
    Escuchó pisadas detrás suya y comenzó a acelerar el paso.Las pisadas cada vez se oían más cerca,lo cual le hizo comenzar a correr intentando llegar a su casa lo más pronto posible.Tenía un mal presentimiento.
    Estaba a un paso de entrar a su casa cuando escuchó un disparo y se giró sobresaltado para ver de donde provenía.No le dió tiempo a distinguir el rostro de aquella persona ya que escuchó otro nuevo disparo acompañado de de una luz cegadora.
    ¡pi pi pi pi!
    Me desperté sobresaltado por el ruido del despertador.Había sido todo una pesadilla.
    Eran las siete de la mañana,era hora de ir al trabajo.
    12 de la noche,hora de volver a casa.Iba caminando por un callejón el cual se le hizo muy familiar.Comenzó a escuchar pasos cada vez más cerca y su corazón se aceleró al igual que su paso.Las calles estaban desiertas y no veía de donde procedían aquellos pasos.Las pisadas cada vez se oían más cerca y decidió echar a correr.
    Estaba a un paso de entrar a su casa cuando escuchó un disparo y se giró sobresaltado para ver de donde provenía.Escuchó otro disparo acompañado de una luz cegadora.
    ¡pi pi pi pi!

  36. Boao C(2ºC) dijo:

    Había empezado a leer una novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes de su trabajo, volvió a abrirla cuando regresaba en limusina a la finca, se estaba interesando lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado, volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Acomodado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas. Leyendo de linea a linea,palabra a palabra, absorbido por la novela, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirian color y movimiento,mas tarde entro su esposa, admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía su corazon. A partir de ese momento cada instante le pasaba la vida delante de sus ojos. Se despertó muy asustado y aparecio delante de la puerta del salón,vio la luz proveniente de las ventanas, en un sillón de terciopelo verde, y el sentado en el sillón leyendo una novela.

  37. Carmen A. (4ºA) dijo:

    El hombre entró en el pasillo de su casa. Allí saludó a su mujer y a su hijo para después dirigirse al salón. Pero al abrir la puerta donde apareció fue en el pasillo de su casa. Siguió caminado desconcertado hasta encontrarse con su esposa, quien la saludó como si él todavía no hubiera pasado por allí. Todo era igual hasta que al tocar el pomo de la puerta del salón, sonó un trueno que parecía sacado de una película de miedo. Al atravesar la puerta, volvió a aparecer en el pasillo. Siguió caminando. Esta vez había cosas diferentes: la ventana estaba abierta, las flores del jarrón estaban muertas y la radio tenía interferencias. Volvió a pasar por la que puerta que debía llevar al salón y a aparecer en el pasillo. Esta vez las paredes del pasillo se habían vuelto amarillentas. Al avanzar no había señales ni de su esposa ni de su hijo. La bombilla comenzó a parpadear y en ese momento se dio cuenta de que había dos sombras proyectándose en el suelo. Se dio la vuelta rápidamente pero no vio nada. El hombre estaba realmente asustado. Su corazón latía a demasiada velocidad. Salió corriendo hacia la puerta. Esta vez todo era normal. Las paredes tenían su color natural, la radio sonaba como de costumbre, las ventanas estaban cerradas… El hombre fue corriendo a besar a su mujer. Pero cuando puedo ver la cara de su mujer más de cerca, el hombre se quedó paralizado. No tenía ni ojos, ni boca, ni nariz. Habían cosido en su cara y se podía leer: “¿Te lo estás pasando bien?”. Al instante todo se volvió negro. Al recuperar la vista el hombre se encontraba al principio del pasillo. Después de eso Lucas ya no podía continuar y decidió apagar la consola. Había tenido suficientes emociones por una tarde. Al rato su madre le llamó para cenar. Lucas atravesó el pasillo y al tocar el pomo oyó un trueno que parecía sacado de una película de miedo.

  38. Rosa H. 4ºA dijo:

    Me desperté con una borrosa luz de fluorescente, en mi camerino. Faltaban cinco minutos para empezar el espectáculo, fui a coger mi micrófono, que estaba en el suelo del escenario, al subir la mirada vi unas cuarenta mil personas gritando y llorando por mi llegada, nunca he visto tanta gente reunida, noté como mi cuerpo empezaba a ser pesado y el suelo se acercaba a mí, el micrófono se resbaló de mis manos y noté cómo muchas otras me llevaban a algún lado con brillantes luces en el techo, que yo ya no pude ver.

  39. Noelia S.M. 4ºB dijo:

    Aquella fría mañana de otoño me desperté sobresaltado , había tenido un sueño horrible .En mi sueño había decidido salir a que me diera un poco el aire , ya que me ayudaba a desconectar de los problemas . Cuando llevaba un rato caminando me adentré en una zona sombría , había perdido la noción del tiempo , no estaba muy seguro de donde me encontraba hasta que notaba un olor muy raro y no se como , pero extrañamente aparecía tirado sobre aquellas grandes hojas que se caían de los árboles , en un gran charco de sangre con un golpe en la cabeza . No me podía creer lo que me estaba pasando .

    Esa misma mañana después de calmarme un poco decidí adentrarme en el bosque en busca de algunas setas . Transcurridas unas horas y sin quitarme esa sensación extraña , sentí ese olor tan fuerte que recordaba en mi sueño y presentía que algo me iba a suceder , hasta que apareció ante mi un enorme ciervo que asustado se abalanzó sobre mi y en la huida tropecé con aquella roca y me golpeé quedando inconsciente .

  40. Andrea M. (4ºA) dijo:

    Era una noche como otra cualquiera: tranquila,cálida,acogedora…
    Una joven estaba sentada frente a la chimenea en un pequeño cojín que exclusivamente, se había comprado para leer un libro un tanto macabro pero que hacía meses que ansiaba tener. Cerca suya también se encontraba una pequeña marca roja a la que pareció no dar importancia.
    Por la cara que tenía, el cojín no era demasiado cómodo pero aún así continuó con el libro.
    Leyó y leyó. Su lectura duró,aproximadamente,dos horas y media.
    Cada palabra conseguía que tuviese más ganas de llegar al aterrador final. Aquel libro la había atrapado completamente. El reloj de pared marcó las doce de la noche y ella sentía que era un personaje más.

    Casi se había acercado a aquel deseado desenlace cuando escuchó un ruido que provenía del piso de arriba. Molesta por no poder continuar su relato, cerró el libro con cuidado de no doblar sus débiles hojas, lo dejó en el cojín y subió sigilosamente las escaleras.
    Exploró cada rincón de aquel lugar pero no encontró nada extraño por lo que se dirigió a retomar su lectura.
    Llegando al salón y sumergida aún en las ideas que el libro la había inculcado, vio a alguien con su misma y desgastada ropa, con su mismo y extraño corte de pelo, con las mismas ganas de desvelar el final reflejadas en un pie tembloroso…
    Algo asustada cogió un jarrón, uno de esos tantos que la habían regalado en las fiestas sin importancia a las que debía asistir por su serio y viejo padre. Se acercó lentamente hacia ella pero antes de poner la mano sobre el hombro de la chica, ella se giró.
    Tenía el mismo pequeño lunar en la mejilla, las mismas y resaltadas ojeras, el mismo color de ojos, la misma pequeña marca en la frente…
    No es posible, soy yo… – dijo algo asustada.
    Rápidamente y consumida por el miedo, le asestó un rápido y limpio golpe en la cabeza que consiguió sin problemas partir en mil trozos el jarrón y hacer a la chica una herida mortal.
    Asustada por lo que acababa de ocurrir, decidió actuar. Escondió los pedazos bajo el cojín e intentó mover el cuerpo hacia un lugar apartado para poco después deshacerse de él.
    Ya cansada de todo lo que había sucedido quiso empezar de cero el libro para olvidarse de todo y calmarse pero oyó un pequeño crujido detrás de ella. Aterrada de que se volviese a repetir la misma historia se giró…
    Vio que era ella pero rápidamente dirigió la mirada hacia donde había escondido el cuerpo de la anterior víctima y seguía allí. Eso la confundió más. Estaba volviendo a pasar, pero antes de poder actuar notó un fuerte golpe en la cabeza…

  41. Jose.G (4°A) dijo:

    En la historia tenemos un niño que se había escapado de la escuela. Era la primera vez y pensó que la mejor manera de pasar el tiempo sería viendo una película. Por este motivo se fue al cine y compró una localidad barata, listo para pasar un buen rato en un mundo apasionante e increíble. Ya estaban apagadas las luces de la sala, y a ciegas buscó un sitio vacío. En la pantalla empezaba a salir el título de la película, la que comenzó de inmediato.
    En la película, un pequeño actor hacía el papel de un alumno que, por primera vez, se escapaba de la escuela. Este pensó que la mejor manera de llenar el tiempo era en un cine, por lo que fue y compró una localidad barata, cuando entró en la sala en la pantalla un joven actor hacía el papel de un escolar que, por primera vez, se fuga de la escuela, y decide ir al cine para pasar el tiempo.

  42. Alberto.L 2ºC dijo:

    Allí estaba yo, tirado al lado mi vaso de cervecita que me bebo todas las mediodías, aunque porque estaba roto. Tampoco sabía porque estaba en el medio del pasillo tirado. Al rato me levanté, ví un charquito pequeño, no se de qué ya que estaba un poco aturdido, lo limpié con un papel que más tarde tiré a la basura. Me tomé una cervecita,¿¿ o fueron dos, o tres??, la verdad es que me tomé unas cuántas, a saber, jajajajaja. Bueno, más tarde estaba sentado en el sofá, un poco borracho, ya que esas cervezas eran con alcohol, tuve ganas de ir al baño, aunque eso si, con mi cervecita, pero,mientras que iba andando, tambaleándome, pisé un trozo de cristal que se me olvidó quitar de en medio, me caí y me dí con la cabeza en el suelo, matándome del golpe.
    Y allí me quedé tirado en el suelo con el vaso de cerveza roto a mi lado.

  43. Joel M. 4ºB dijo:

    Despierto de madrugada en mi sofá, aunque no de la misma manera que cualquier otro viernes, arropado con mi manta aterciopelada. Hoy me siento bastante más frío y húmedo. Toco mi manta y siento que un liquido viscoso ha empapado a mi compañera de los sueños, me levanto de un salto, cojo mis gafas y descubro que está llena de vomito color rosáceo. Sorprendido y asqueado, llevo mi maloliente y sucia manta a la cocina y la pongo en mi lavadora. Mientras ésta se lava, unas cuantas copas de vino más. Me siento cansado y busco algo limpio por mi armario para volver a taparme y entrar en calor para dormir un rato mas en el cómodo sofá. Al fin encuentro otra manta, la cual voy desdoblando mientras me dirijo al salón. Me tumbo y me arropo con ella pero una inmensa vomitona cae sobre ésta. Derrepemte, quedo atrapado en un sueño profundo…

  44. Adrián Fernández 4A dijo:

    En medio de un cielo claro, el hombre vio el cuerpo de una muchacha, que dormía sobre un colchón hinchable. Él desincho el colchón rápidamente y se arrodilló a su lado. Le cogió una mano, estaba fría, y tenía la cara blanca como si estuviera muerta. Sus labios estaban amoratados. Entonces el hombre la beso con cariño, y de inmediato la muchacha abrió los ojos.
    Sus labios fueron perdiendo el tono morado, y cuando se pusieron en su color normal, se abrieron haciendo una sonrisa.
    Las mejillas de la muchacha perdieron el tono blanco, y ya eran rosadas, sensuales, para morderlas. Él le alarga las dos manos, para que se coja a ella y pueda levantarse. Y entonces, mientras la muchacha se incorpora gracias a las fuerza de las manos del hombre, él se da cuenta de que hay otra muchacha dormida, tan guapa como la que acaba de despertar, igualmente acostada en un colchón hinchable.

  45. Josué T. 4ºA dijo:

    TÍPICO

    Me tumbé en la cama, cuando de repente, escuché un grito que venía desde el pasillo. Salí de mi habitación, un poco asustado, pero no había nada. Pensé en las típicas películas de miedo, porque, intenté encender la luz y no se encendía.
    Alumbrando con mi móvil llegué hasta el cuadro de diferenciales, lo abrí y todo estaba en orden y correcto. Entonces me propuse intentar encender de nuevo la luz de la cocina y cuando estaba en camino oí otro grito, todos estaban durmiendo, volví a mirar el pasillo y nada, no había absolutamente nada. Yo, hice caso omiso, me dirigí a mi habitación y sin ningún problema me metí en la cama.

  46. Daniel Prieto 4ºB dijo:

    COLOR ÁMBAR
    En una tarde de otoño me sentía cansado después de tanto trabajo en esa casa vieja por lo que decidí sentarme en el sofá rojo de aquella casa que parecía muy acogedor , cerré mis ojos un momento e intente descansar pero tan pronto como los cerré empecé a sentir frío , un frío que no me dejaba moverme, hasta que abrí mis ojos y vi esos ojos, grandes y de color ámbar que me dejaron sin respiración durante unos segundos intente ignorarlos pero sentía que aun me observaban.
    Volví a cerrar los ojos pensando que solo era mi imaginación pero empecé a sentir que alguien me respiraba en el cuello y de pronto sentí una presión en mi cuello que cada vez era mas grande, abrí los ojos nuevamente y los vi pero esta vez el ámbar era de un color mas fuerte que te absorbían si los mirabas mucho; cuando casi no podía respirar levante mis manos hacia mi cuello para quitarme de alguna forma esa presión que sentía
    Pero al intentar eso sentí que algo me araño la mano derecha y por todas las partes de mi cuerpo, mi cuerpo se empezaba a quedar sin fuerzas mis ojos se cerraron y deje de sentir esa presión .
    Nuevamente los abrí y no había nada ni ojos de color ámbar, ni presión en el cuello, ni arañazos no había nada. Solo un sofá rojo muy acogedor.

  47. Alberto G. 4A dijo:

    LA PRIMERA EVALUACIÓN.
    Encerrado en mi cuarto oscuro, sólo una lámpara la iluminaba, estudiando para los exámenes de evaluación del primer trimestre, allí estaba yo. Eran muchos exámenes, muchas asignaturas, estaba muy agobiado y según pasaban los minutos, aumentaba el nivel de agobio y cansancio dentro de mí. Hasta que me quedé dormido, estaba tan a gusto que incluso alcancé un sueño. Ese sueño abarcó todo un año, pasando un verano redondo y la vuelta al instituto, a los exámenes y al sufrimiento. Los del primer trimestre son los más difíciles, por eso ahora mismo me encuentro en mi cuarto, agobiado, preparando los exámenes.

  48. Soraya M (4ºB) dijo:

    Se despierta aturdida porque no sabe muy bien donde esta, cuando se pone de pie ve que está al lado de las escaleras tirada en el suelo se pregunta el por qué pero no lo sabe muy bien, también le duele un poco la espalda y no puede caminar mucho,entonces como puede sube las escaleras para irse a dormir. A las dos horas se despierta y tiene ganas de beber agua y decide bajar las escaleras, pero no da la luz para no despertar a nadie de la casa, cuando se dispone a bajar y cuando la quedan 6 escaleras por bajar se tropieza con un juguete de su hermano pequeño y se cae. Cuando reacciona esta aturdida y no sabe muy bien donde está.

  49. Adrian.Arr(4A) dijo:

    Una Clase De Lengua…
    Cojo mi bolígrafo azul, mordisqueado, prácticamente roto. Me pongo a hacer aquel truco que aprendí a hacer, hará ya un año, un malabarismo digno del chico más torpe de toda la clase.
    Miro a mi derecha, miro mi izquierda, pero no se me ocurre nada para el relato que me han mandado hacer. Definitivamente me rindo, a mis compañeros de al lado les pasa lo mismo, así que…
    Me quejo a ellos diciendo lo normal:
    -¡Caracoles! No se me ocurre nada…
    Y nos pusimos a hablar, ya que no podemos hacer nada. El profesor alza la cabeza, y realiza una cuestión de la que todos sabemos la respuesta, incluso él mismo, pero aún así hace la pregunta:
    -¿Habéis acabado?
    Yo que soy un alumno estupendo sin rechistar, agacho la cabeza y cojo mi bolígrafo azul mordisqueado

  50. IVÁN D.4B dijo:

    Era verano, en una casa gigante de la sierra de Madrid, allí se encontraba un hombre sentado en su sillón con un vaso de vino, cuando de repente se quedó dormido, tuvo un sueño muy muy raro..
    Llego a casa después de un día muy duro de trabajo, trabajaba en una empresa muy importante y justamente en ese momento en un proyecto de mucho valor. Aparcó su coche en su garaje y se dispuso a subir a la cocina y prepararse algo de comer, se hizo su plato preferido… Más tarde se subió a su despacho y se dispuso a trabajar en ese proyecto tan importante, le llevo toda la tarde, lo guardo en su USB y bajó a la cocina a prepararse la cena. Cuando de repente oyó un fuerte ruido arriba y subió para haber lo que pasaba, eran unos cuatro hombres en busca de su proyecto, cuando de repente uno de ellos lo vio y le disparo en la pierna, cayó por las escaleras rodando y se golpeó con el hueco de la escalera, quedó inconsciente y murió. Una vecina llamó a la policía al oir tanto ruido, llegaron y se encontraron el cuerpo con un disparo y un golpe en la cabeza.
    El hombre se despertó de la siesta aterrado y con miedo, se incorporó y vio todo desordenado, un charco de sangre y lo más extraño una silueta de un cuerpo en el suelo de iguales dimensiones que la de su cuerpo. De repente oyó un ruido muy fuerte y subió a ver lo que ocurría, subió las escaleras , cuando de pronto recibió un disparo, bajó rodando las escaleras y se golpeó con el hueco de la escalera, cayó desplomado y murió.

  51. Nisrine Akdim 4ºB dijo:

    EL GORDO
    Lo sabía, me lo imaginé, sabía que me iba a tocar, a tocar el gordo (13437 ) ese número que me dio todo lo que soñaba en tener, todo lo que quería… A esa agenda no la voy a olvidar en mi vida, esas notas tampoco las voy olvidar. La tengo allí, en una urna de cristal. Es ella la que me dio ese número, nunca me imaginé que una agenda te pudiera dar esa suerte. Cada vez que la observó recuerdo el día en que me imaginaba que me iba a tocar el gordo de navidad, y de repente la vi en la mesa, me puse a revisar las ultimas notas que había sacado:1 en matemáticas,3 en sociales,4 en biología, 3 en el examen teórico de educación física, y 7 en lengua. Por orden escribí los números, lo pedí en la tienda de lotería y mira, aquí estoy en una gran mansión gracias a ese gordo, observando a esa agenda que tanto me dio suerte.

  52. Marina S. (4ºA) dijo:

    Este relato comienza en el famoso psiquiátrico llamado Jotolo conocido por los sucesos que ocurren en la sala 110. Un día cualquiera un trabajador que venía a limpiar la sala 110, encuentra manchas de sangre por las paredes, al entrar para proceder a quitar aquellas manchas, se queda encerrado dentro, volviéndose loco, manchando con su propia sangre las paredes y más tarde, termina suicidándose. Retiran su cuerpo y llaman a otro limpiador que vuelva a intentarlo en aquella sala, la 211; a este le ocurre exactamente lo mismo, entra y se encuentra con aquellas manchas tan extrañas en las paredes, quedándose encerrado allí y dando lugar a su suicidio.

  53. Rosty Br. 4ºA dijo:

    LA CAIDA

    Me levanté en la cueva desorientado y a oscuras. Encendí una linterna y seguí adelante. Oí un ruido escalofriante atrás y sin querer saber lo que era empecé a correr. No veía muy bien por donde iba y finalmente me caí por una grieta descomunal en el suelo. Perdí el conocimiento y para cuando me desperté, me levanté desorientado y sin luz.

  54. Sukeina Akdim 4ºA dijo:

    CONOCER EL DESTINO
    Era una tarde de viento, en un quirófano, había un hombre tumbado en una camilla, tapado con una sábana blanca. Estaba muerto… A los cinco minutos de la muerte, le entregan al cirujano los objetos que llevaba la víctima antes de morir: un reloj muy valioso; una cartera que llevaba sus tarjetas, su dinero..; y un periódico que encontraron en las manos de la víctima. El cirujano observaba muy raro a ese periódico ya que él compraba todos los días el periódico titulado “ EL PAÍS” y ese periódico todavía no había salido a la venta… El periódico estaba ensangrentado y medio estropeado. El cirujano se fijó en la primera página. Había una noticia que llevaba una foto de la víctima a la que acababa de hacer una operación. Llevaba un texto que decía así: “Ayer, 24 de agosto del 2004, un hombre ha sido atropellado por un coche en la zona de plaza mayor en Madrid. Según los testigos que estuvieron presentes durante el accidente, confirman que la víctima tenía mucha prisa, esa fue la causa por la que no vio el coche, pero todavía no se sabe el porqué iba corriendo”
    El cirujano al ver esto se quedó boquiabierto, se dio media vuelta, se fijó en el calendario, y vio que era 23 de agosto del 2004. En ese momento se imaginó el porqué la víctima iba corriendo; tenía un periódico del futuro, y al ver la noticia salió disparado de lo asustado que estaba.
    “Tenía que pasar, era el destino”pensó. Al momento llegaron dos hombres que venían a llevar a la víctima muerta al frigorífico. El cirujano estaba tan asustado que veía todo muy borroso, veía una figura en una camilla tapada con una sábana blanca que la conducían otras dos figuras con una mascarilla en la cara.

  55. Ainhoa .U 4ºA dijo:

    Ella se despertaba de la cama aturdida, y con una mancha de sangre todavía húmeda sobre la almohada, no estaba en su casa; tras darse cuenta de lo ocurrido, se dirige a la cocina donde hay un chico al que parece no conocer, después de ver la reacción de sorpresa en la cara de esta, el chico la explicó que seguramente no se acordara de nada de la pasada noche, puesto que su punto de embriaguez era bastante alto. Él le cuenta con sumo detalle cómo anoche, rozaba sus pechos turgentes, mientras ella tenía entrelazados los brazos alrededor de su cuello, de cómo habían hablado y tomado varias copas hasta altas horas de la madrugada , y también de cómo se había golpeado con la barandilla de la escalera. Mientras que estaba en el baño, él deposita en la copa que estaban tomando, el mismo liquido que le echo en la primera copa la cual invito la pasada noche; este liquido, es una droga la cual te hace olvidar todo al día siguiente y sumir a la persona que la ingiere. Tras salir del baño, le ofrece el último cócktel , pero después de acabárselo, ella se dispone a marcharse, sin embargo éste le asiste un botellazo con la botella de Martini posada en la mesa, seguidamente la acuesta en la cama con una brecha de sangre en la cabeza, la cual manchó la almohada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s