Culturilla veraniega I (2014). Santa María de Lebeña


Iglesia de Santa María de Lebeña

En medio de un valle precioso y a la vera del río Deva aparece ante nuestros ojos la pequeña iglesia de Santa María de Lebeña, bien anunciada en la carretera que lleva a cualquier parte en la Cantabria lebaniega. Lo primero que llama la atención es su belleza. También su antigüedad. Uno sabe que es del siglo X y no puede dejar de asombrarse del perfecto estado en que se alza, con toda su sencillez; y quizá el secreto de su belleza y de su buena conservación radique precisamente ahí, en que no tiene una piedra de más ni una línea carente de función arquitectónica.

Aún se utiliza para el culto, por lo que la primera ocasión en que la visitamos, todavía con Casi, no pudimos más que asomarnos a su interior al llegar por casualidad y justo a la hora de la misa. Pero esta vez la peculiar guía del lugar, María Luisa, nos habló de sus características constructivas y de su curiosa historia, amenizando la charla con muchas anécdotas, a cual más divertida. Pero, por encima de todo, es sobrecogedor encontrarse ahí dentro sabiendo que esas paredes y esos arcos tienen más de mil años.

La iglesia la levantaron los condes de Liébana, Alfonso y Justa. Su idea era que sirviese de sepulcro de Santo Toribio, quien según la leyenda trajo a estas tierras el pedazo más grande del Lignum crucis, es decir, de la cruz en que murió Jesús de Nazaret, que hay en el mundo. Sea como fuere, Alfonso intentó robar los restos del santo y en el proceso sus hombres y él  quedaron cegados de improviso, por lo que decidieron dejar las cosas tal cual las encontraron a fin de recuperar milagrosamente la vista, pues Toribio estaba a gusto donde estaba, en el monasterio que lleva su nombre. Santa María de Lebeña no pudo ser consagrada al santo, a pesar de haber sido concebida exactamente para eso, con su planta de cruz incluida. Tampoco reposan aquí los restos de los fundadores, aunque sí los árboles milenarios que plantaron, como era tradición cuando se construía un templo: un tejo del norte, como él, un olivo del sur, como ella, que era andaluza. El tejo hace unos años se quebró durante una tormenta, una pena, aunque parece que hay quien recogió un pedazo y plantó un esqueje que va prosperando en zona templada. A ver.

No voy a entrar en cómo y por qué se construyeron los elementos adyacentes (el pórtico y la torre campanario) por no aburriros, pero por lo menos se respetó el estilo de la construcción original. La iglesia es mozárabe, como se deduce de los arcos de herradura de su interior, que podéis ver más abajo. Tiene la curiosidad de ser el primer caso de pilar compuesto, cuyas columnas van rematadas en capiteles corintios de hojas de acanto. La nave central (hay tres), la más amplia, conduce al retablo barroco del siglo XVIII en que descansa la figura de la Virgen de la silla o de la buena leche, gótica, del XV.

La imagen de la Virgen de la buena leche fue robada en 1993 y apareció creo que siete u ocho años después en un chalé en Alicante o Valencia, junto a doscientas piezas con las que los delincuentes iban a traficar. Decían en el pueblo que volvía morena de las vacaciones. En la hornacina, para que no estuviese vacía, se ubicó durante unos años una réplica confeccionada por el sacerdote Benito Velarde.  Era conmovedor el relato de María Luisa.

Símbolos celtas. El sincretismo resultante alucina

Símbolos celtas. El sincretismo resultante alucina

Quizá el elemento más extraño, que dota de una singularidad única al altar, es la piedra con símbolos celtas apoyada a la base del retablo. Cuentan en la visita que la piedra yacía desde hace siglos boca abajo y era el lugar desde donde el sacerdote, de espaldas a los feligreses, oficiaba la misa en latín. Con el cambio de rito y al acometer unas obras, se consideró un elemento inútil del que se podía prescindir, mas al levantarlo aparecieron estos signos precristianos propios del culto al sol, que se habían tratado de ocultar tumbando la piedra. El templo, pues, parece construido sobre otro lugar sagrado preexistente, como tantas veces, y el resultado hoy es de un sincretismo cautivador. Se dice, además, que la losa cubría una cripta dolménica aún por explorar.

No os podéis perder esta iglesia. De verdad

 
Fotos: La primera galería contiene fotos tomadas por mí, y son de libre uso.
Las restantes proceden de diversos lugares en internet, en especial de este.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Arte, Historia, Todos los cursos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s