Harder, Better, Faster, Stronger… y otras semejanzas en el mundo


De vez en cuando señalo algunas semejanzas que el acervo acumulado desentraña más por azares de la vida que por sesudas búsquedas exhaustivas ordenadas a un fin. Aquí tenéis dos calas anteriores en el tema: Coincidencias literarias, mucho más elaborada, e   Inspiración, sobre el alcance del derecho de cita.

El último plagio serio de que he tenido constancia salió publicado en prensa recientemente, aunque su descubrimiento data de 2010, y afectaba a las traducciones de Shakespeare y Aristófanes de nuestro ínclito escritor Vicente Blasco Ibáñez, bajo seudónimo de Martínez Lafuente. Oye, así ahorraba un poquillo en la edición de esos autores. Sobre todo, un poquillo de trabajo.

En otras ocasiones, los parecidos solo rondan el plagio, si es que no lo son, como creo, pero cualquiera, sin ser especialista, puede reparar en las similitudes. Fijaos en el caso del anuncio de Telefónica que toma como base una adaptación de un tema de Daft Punk en internet, que fue viral en su momento.

 Parecidos razonables: Las manos de “Harder, Better, Faster, Stronger”

Y he aquí el anuncio de Telefónica:

De hecho, mucho más original y divertido resulta el juego que se generó en internet por quienes extendieron el bailecito de la canción a todo el cuerpo componiendo de paso un mínimo utillaje que nos trae a la mente el grupo original.

El dúo de música electrónica Daft Punk, formado por los músicos franceses Thomas Bangalter  y Guy-Manuel de Homem-Christo (DA.F.T. es la abreviación de Dogs, Androyds, Firemen and Tomatoes)

El dúo de música electrónica Daft Punk, formado por los músicos franceses Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo (DA.F.T. es la abreviación de Dogs, Androyds, Firemen and Tomatoes)

Aquí os dejo unos “bodies” de “Harder, Better, Faster, Stronger”. No tratéis de hacerlo en  casa sin supervisión profesional:

En otros supuestos hay que descartar el plagio por completo puesto que el parecido solo se da en cada uno de nosotros, no en el germen de la obra posterior. Somos nosotros, seres con patas y algunos recuerdos, los que juntamos en nuestra cabeza ambos asuntos, y nada más. Es lo que me ha sucedido recientemente al leer un pequeño fragmento de una epístola de Lope de Vega quien, en respuesta a una mujer que le escribe desde el otro lado del Atlántico, contesta en La Filomena:

Agora creo y en razón lo fundo,

Amarilis indiana, que estoy muerto,

pues que vos me escribís del otro mundo.

Es una gracieta sosaina, aunque tiene su punto de ingenio, claro, estamos en el siglo de Gracián. Pues bien, precisamente El mundo es el título de uno de los últimos libros de mi admirado Juan José Millás. Aunque no es, a mi juicio, su mejor trabajo, ha sido reconocido con el Premio Planeta, lo cual tampoco es demasiado decir en cuanto a su calidad literaria, pero bueno. La novela es una evocación de su infancia en el barrio de la Prospe, que también es el de la mía. En un momento dado, ese niño madrileño toma un autobús que va al otro barrio, allá donde vivían quienes ya no estaban entre nosotros, aventura parangonable a cualquier bajada literaria a los infiernos, la de este nuevo Orfeo, este Eneas, este Dante sin guía virgiliana.

La misma broma, la misma gracieta, atribuida aquí al candor infantil, consciente de las limitaciones de su alcance, pero seguramente también de carácter biográfico. Eso dice Millás, al menos.

Y vale.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música, Publicidad, Todos los cursos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s