Mujeres y criados, de Lope de Vega


Queda mucho por hacer. Nuestros archivos conservan un caudal ingente de información sobre nuestro pasado, sobre nuestro pasado literario, esperando a que un investigador eficiente sepa leer y dar sentido a ese papel suelto que yace sepultado dentro de uno de tantos legajos inéditos.

Buena prueba la tenemos con el hallazgo de Mujeres y criados, una obra cuyo título reconoce Lope de Vega como propio, pero que creíamos perdida, descubierta por Alejandro García Reidy en la Biblioteca Nacional (lleva allí la signatura MSS/16915).

Manuscrito de Mujeres y criados

Manuscrito de Mujeres y criados

Ni es el primero ni será el último. A veces, la filología es emocionante. También fue muy sonada la recuperación de una edición de Medina del Campo del Lazarillo de Tormes, publicada en 1554. La historia quizá no la conozcáis. El libro era peligroso porque se había incluido en el Índice de libros prohibidos de Valdés en 1559, es decir, que la Inquisición, institución que os sonará, supongo, perseguía a quien lo leyera. Por ese motivo quizá –aunque hay otras teorías–, en algún momento el propietario de tal ejemplar lo escondió emparedándolo en una construcción en Barcarrota (Badajoz). Corría el año de 1992 cuando, durante una remodelación como tantas otras, a la hora de derribar un muro, fue hallado por un albañil junto a algunos otros libros en el seno de una pequeña cámara en la que lo habían depositado con extremado cuidado cuatro siglos atrás; y se lio parda.

Lo que oficialmente se dio a conocer fue que la Junta de Extremadura “compró en 1995 por 16 millones de pesetas el lote de libros, aunque un anticuario sevillano ofreció el doble de dinero. Por otro lado, el albañil ha denunciado a la familia, a la que exige la mitad de lo que ha cobrado, ya que fue él quien encontró los libros” (EL PAÍS, 19 de diciembre de 1996). De los múltiples rumores, fiables o no, no diré esta boca es mía. No aquí.

Tampoco han sido casos únicos. Cada cierto tiempo, salta la liebre. Un día es un inventario de bienes a cargo de un albacea testamentario que aporta algún indicio sobre la autoría del Lazarillo, otro día una obra perdida que aparece como manuscrito de un autor de comedias… Mi buen amigo Eduardo Torres, tras arduos esfuerzos, logró no hace mucho rescatar del olvido los documentos que trazaban la biografía de Antonio de Villegas, uno de los escritores de primera fila del siglo XVI, así como la aprobación de su obra. En pocas palabras, queda mucho por hacer. Y sois vosotros quienes debéis tomar el relevo.

P.S.: He hallado una entrevista con el protagonista de este descubrimiento.

Entrevista a García Reidy

Entrevista a García Reidy

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 2ºBACH, 3ºESO, 4ºESO, Historia, Literatura, Noticias, Todos los cursos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s