Concurso literario del IES Rosa Chacel – 2013


El pasado día 23 del corriente se entregaron los premios literarios del IES Rosa Chacel. Este curso, se ha tratado de inspirar a los alumnos mediante la proyección de esta imagen del pintor norteamericano Edward Hopper.

Comenzaremos con el texto ganador de la modalidad de Poesía, que ha correspondido a “Tiempo”, de David Cabreros, de 3º C. A continuación, otro de mis alumnos ha obtenido el primer premio en la modalidad de Narrativa; se trata de Yeni Duvergel, con su relato “Sin título”. Enhorabuena a los dos.

Cuadro de Hopper sobre el que versaba el concurso

Cuadro de Hopper sobre el que versaba el concurso

El tiempo

Una pareja hundida, agotada
a él se le ve sin fuerzas y a ella amargada.
La pareja que mostraba su amor fugaz
se ha convertido en monotonía sin más,
leyendo el periódico intentando olvidar
todos los recuerdos sumergidos en coñac.
Dos personas perdidas en el mar,
llevando un barco, con el que no saben navegar,
se hunden en lo más profundo, intentando respirar.
Pero ellos saben que falta poco para el final.
Brilla, en ellos la tristeza
pues él la sustituyó por un vaso de cerveza,
y según pasa el tiempo,
el amor que sentían va muriendo.
(David Cabreros, 3º de ESO. Modalidad de Poesía)
************************************

En un humilde pueblecillo a las afueras de la ciudad, vivía un matrimonio feliz, o al menos, esa era la impresión que daban. Ella, se llamaba Marisa, y él, Santiago. Eran ya siete años los que llevaban casados. Un caluroso día de verano, Santiago fue a trabajar, como de costumbre. Era informático. Cuando llegó a la oficina, su jefe le mandó llamar, y se temió lo peor, ya que últimamente habían a echado a mucha gente. Efectivamente, su jefe le echó. Santiago, que llevaba ya cuatro años en la empresa, no pudo evitar derrumbarse ante tan inesperada e injusta noticia:

–No lo entiendo, hago bien mi trabajo.
–Lo siento, Santiago. Tenemos que reducir empleados, y creo que tu eres uno de ellos. Por favor, no hagas esto más difícil de lo que ya es.
Santiago, sin replicar más, se fue a casa, pensando que lo único que le quedaba era el apoyo de su esposa. Pero justo en ese momento, en su casa, su mujer hablaba por teléfono:
–Carlos, te necesito.
–Justo ahora estaba pensando en ti, querida Marisa. Estoy allí en cinco minutos.
Marisa colgó y comenzó a esperar pacientemente. Más tarde, el timbre de la casa suena y la sobresalta. Allí estaba Carlos, aquel hombre con el que engañaba despiadadamente  a su marido. Este la sorprendió con un sonoro y largo beso en la boca. Ella le respondió de la misma forma. Su marido nunca la sorprende de esa manera. En estos momentos, Marisa pensaba que, en realidad, no quiere a su marido, sino a ese hombre con quien le engaña. Diez minutos más tarde, Carlos se marcha, y Marisa vuelve a hacer la cama rápidamente. Suena el timbre nuevamente. Esta vez, es su marido. Pero lo que Marisa no sabe, es que trae noticias terribles:
–Cariño, por favor siéntate. Tengo algo que decirte.
–De… acuerdo. ¿Qué pasa? –dice una vez que se ha acomodado en el pequeño taburete del piano, que hay en el salón.
–Verás, llego tan pronto porque… ¡Me han despedido! –suelta de repente.
–¿Qué? –pregunta intentando mostrar interés, pero en lo que está pensando es en Carlos, y está decidida a decírselo a su marido, aunque la eche de casa.
–Pues eso. He intentado hablar con el jefe, pero dijo que había que reducir el personal… –No puede seguir hablando. Coge el periódico de la mesa, y hace que lo hojea.
–Santiago, tengo que contarte una cosa también. Yo te…
–¿Me?
–¡¡¡Te estoy engañando con otro!!! –dice, pero acto seguido, se arrepiente de lo que ha hecho.
–¿¡Qué!? –primero es estupor, y luego furia lo que se apodera de Santiago. Sin pensar, levanta su mano derecha y la suelta sobre la mejilla de Marisa, que dolorida, suelta un grito. Su marido ha perdido totalmente los estribos, nunca lo había visto así. –¿Me estás engañando con otro?
–Sí, pero lo siento, es que vino una vez a arreglar el fregadero, que…
–¡Encima, el fontanero!-furioso, va corriendo al cuarto y saca de un pequeño cajón una pistola negra. Corre al salón. Marisa está tocando en el piano una melancólica y triste melodía.
–¡Despídete de tu vida, adúltera! –grita Santiago antes de apretar el gatillo, y acabar con la vida de aquella mujer infiel. Marisa clavó en él sus ojos ya vacíos y muertos. Segundos después, Santiago comprende que… ¡Ha matado a una mujer! Aunque le haya sido infiel, no era motivo para cometer aquel asesinato. Santiago cae en la cuenta de que los vecinos llamarían a la policía por oír gritos, y él iría a  la cárcel, por asesinato. Decidió huir lejos, y no dejar pistas suyas. Hizo la maleta, y se fue corriendo de aquel lugar. Corrió y corrió, hasta que cayó rendido de agotamiento. A la mañana siguiente, Santiago despertó en un frondoso bosque de árboles altísimos. No tenía ni la menor idea de donde se encontraba, pero pensó que era mejor así. Descubrió que no fue ayer cuando cometió aquel asesinato, ya que estaba provisto de una espesa barba marrón. Como ya no podía vivir con esta culpabilidad atormentándolo, decidió quitarse la vida. Buscó por el suelo algo punzante o afilado. De pronto, recordó que tenía la pistola con la que mató a su mujer. Se la pegó a la sien, cerró los ojos con todas sus fuerzas, y apretó el gatillo, valientemente. Resonó un disparo, y Santiago cayó muerto al suelo.
Veinte años después, cuando se encontraron los cadáveres, se pensó que ambos se suicidaron, ya que se encontraron dos pistolas.
(Yeni Duvergel, 3º de ESO. Modalidad de Narración)
*******************
Como despedida, dejo aquí el texto con que una ex alumna, Abigail Rojas, ha logrado el tercer premio de su instituto. Se trata de un microrrelato titulado “Anomalías”. Muy bien, Abigail. Enhorabuena.

Otra vez mi cuerpo se ha vuelto loco. Mis manos y mis pies no me hacen caso y, si quiero hablar, no paro de parpadear. Entonces llega el momento en el que tengo que dar al botón que hay en mi nuca que dice “cordura”. Siempre se desactiva.

Anomalías

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Concurso, Poesía, Prosa, Todos los cursos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Concurso literario del IES Rosa Chacel – 2013

  1. Abigail dijo:

    No sé, pero el último texto me suena de algo… 🙂 los otros textos me gustan (el mío mola más) jajajaja 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s