Bond, James Bond


Muchos de vosotros ni siquiera habréis visto una sola película del agente 007, aunque os sonará, quizá, lo de su licencia para matar, sobre todo ahora que ha salido la última película de la saga y que están reponiendo todas las anteriores con motivo del 50 aniversario de la creación del personaje.

Debo reconocer que cada vez me gustan más sus películas. Cuando yo era niño, allá por el Cretácico, las películas y los libros de espías todavía encontraban su razón de ser en la Guerra Fría, un episodio político que culmina simbólicamente con la caída del muro de Berlín, que os tocará estudiar en algún momento de la secundaria. Ahí cobraban sentido los libros de Frederick Forsyth (Odessa, e incluso Chacal), John Le Carré (El espía que surgió del frío, La chica del tambor) o el conocido autor de Los pilares de la tierra, Ken Follet (que escribió Triple) y poblaban nuestra imaginación estos agentes secretos capaces de salvar el mundo a la sombra de los gobiernos, lejos del conocimiento público, mientras montaban en coches con metralletas, usaban bolígrafos explosivos o ligaban con chicas despampanantes, a veces buenas, a veces malas muy malas.

Bueno, pues en el centro de esa moda surgió el personaje de Ian Fleming, el agente británico del MI6, 007. El doble cero significaba que tenía licencia para matar, nada menos. Es, pues, un asesino, pero un asesino heroico, esa paradoja. Era, por tanto, un agente especial. No sólo por eso, sino por su insolente sentido del humor mientras lo torturan o están a pique de ejecutarlo o por su inquietante elegancia en los momentos más insólitos, justo después de una explosión o mientras cae a dos mil metros en paracaídas. En la última película, para muestra un botón, salta desde el techo de un vagón del tren en el que está luchando con un terrible enemigo al interior de otro al que ha arrancado la pared posterior con una excavadora y justo al pisar suelo, su prioridad consiste en estirarse los puños de la camisa y ajustar los gemelos. En fin.

No podremos negar que las películas tienen algunos puntos en que James es un poco fantasma ni seré yo quien defienda la verosimilitud o el realismo de todas y cada una de las escenas, pero cada vez me gustan más. Cada actor le ha dejado su impronta, alguna más marcada que otra, desde los grandes (Sean Connery o Roger Moore) a los más discretos (Lazenby, Dalton). El Bond de Brosnan acentuaba los aspectos más chic de sus antecesores, mientras que el último 007 se muestra vulnerable, más humano si se quiere, viejo, abatido, desganado, pero patriota, algo chulo (menos que de costumbre) e igualmente irresistible para las mujeres. Daniel Craig ha sido afortunado, porque los guiones son buenos. El personaje ha superado las dificultades de pertenecer a otra época. Incluso forma parte del argumento el cuestionamiento de la existencia misma del servicio de inteligencia inglés, al que James pertenece.

El personaje ha evolucionado bien después de la desaparición del telón de acero. Y pervive su esencia, la de los detalles: Su presentación, los gadgets del departamento Q, el Martini sacudido pero no agitado, el Aston Martin (o BMW), M, Monypenny, el honor, el patriotismo, el desdén por el dinero y el poder, y un villano a su altura contra el que luchar, porque la cuestión es siempre la misma: la lucha entre el bien y el mal.

La canción de Adele sirve de fondo para este tráiler de Skyfall:

 Aquí tenéis información técnica sobre todas las películas de James Bond
N.B.: Por supuesto, los agentes secretos tuvieron su contrafigura: El superagente 86 y Mortadelo y Filemón, que sin duda os suenan más que casi cualquier cosa que haya dicho hasta ahora.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 1ºESO, 2ºBACH, 2ºESO, 3ºESO, Cine y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s