POETAS MAYORES DEL SIGLO XV: ESQUEMA Y TEXTOS


 

1. – Rasgos históricos y culturales más importantes

2. – Lírica culta y lírica popular en el siglo XV. La poesía cancioneril. Los cancioneros.

3. – Los poetas mayores del siglo XV.

3.1. – El marqués de Santillana.

3.1.1. – Vida

3.1.2. – Serranillas

3.1.3. – Otras obras.

3.1.4. – Algunos textos que se van a comentar en clase:

Serranilla III

Después que nací,
no ví tal serrana
como esta mañana.

Allá en la vegüela
a Mata’l Espino,
en ese camino
que va a Loçoyuela,
de guissa la vy
que me fizo gana
la fruta tenprana.

Garnacha traía
de oro, presada
con broncha dorada,
que bien parecía.

A ella volví
diziendo: “Loçana,
¿e soys vos villana?”

“Sí soy, cavallero;
si por mí lo avedes,
decit ¿qué queredes?,
fablat verdadero.”

Yo le dixe assí:
“Juro por Santana
que no soys villana.”

Serranilla IV

Por todos estos pinares
nin en el Val de la Gamella,
non ví serrana más bella
que Menga de Mançanares.

Desçendiendol yelmo á yusso,
contral Bovalo tirando
en esse valle de susso,
ví serrana estar cantando:
saluéla, segunt es uso,
é dixe: “Serrana, estando
oyendo, yo non m’excuso
de façer lo que mandáres.”

Respondióme con uffana:
“Bien vengades, cavallero;
¿Quién vos trae de mañana
por este valle señero?
Ca por toda aquesta llana
yo non dexo andar vaquero,
nin pastora, nin serrana,
sinon Pasqual de Bustares.

“Pero ya, pues la ventura
por aquí vos ha traydo,
convien en toda figura,
sin ningunt otro partido,
que me dedes la çintura,
ó entremos á braz partido;
ca dentro en esta espessura
vos quiero luchar dos pares.”

Desque ví que non podía
partirme dallí sin daña,
como aquel que non sabía
de luchar arte nin maña,
con muy grand malenconía.

Arméle tal guadamaña
que cayó con su porfía
cerca de unos tomellares.

Serranilla VI

Moça tan fermosa
non ví en la frontera,
como una vaquera
de la Finojosa.

Faziendo la vía
del Calatraveño
a Santa María,
vençido del sueño,
por tierra fragosa
perdí la carrera,
do ví la vaquera
de la Finojosa.

En un verde prado
de rosas e flores,
guardando ganado
con otros pastores,
la ví tan graciosa,
que apenas creyera
que fuese vaquera
de la Finojosa.

Non creo las rosas
de la primavera
sean tan fermosas
nin de tal manera;
fablando sin glosa,
si antes supiera
de aquella vaquera
de la Finojosa.

Non tanto mirara
su mucha beldad,
porque me dexara
en mi libertad.

Mas dixe: “Donosa
(por saber quién era),
¿aquella vaquera
de la Finojosa?…”

Bien como riendo,
dixo: “Bien vengades,
que ya bien entiendo
lo que demandades:
non es desseosa
de amar, nin lo espera,
aquessa vaquera
de la Finojosa.

Serranilla IX

Moçuela de Bores
allá do la Lama
púsom’en amores.

Cuydé que olvidado
Amor me tenía,
como quien s’avía
grand tiempo dexado
de tales dolores,
que más que la llama
queman amadores.

Mas ví la fermosa
de buen continente,
la cara plaçiente,
fresca como rosa,
de tales colores
qual nunca vi dama
nin otra, señores.

Por lo qual: “Señora
(le dixe), en verdat
la vuestra beldat
saldrá desd’agora
dentre estos alcores,
pues meresçe fama
de grandes loores.”

Dixo: “Cavallero,
tiratvos á fuera:
dexat la vaquera
passar al otero;
ca dos labradores
me piden de Frama,
entrambos pastores.”

“Señora, pastor
seré si queredes:
mandarme podedes,
como á servidor:
mayores dulçores
será á mí la brama
que oyr ruyseñores.”

Asy concluymos
el nuestro proçesso
sin facer exçesso,
é nos avenimos.

É fueron las flores
de cabe Espinama
los encobridores.

3.2. – Juan de Mena

3.2.1. Texto:

[Juan de Mena, Laberinto de Fortuna, estrofas I y II]

“Al muy prepotente don Juan el segundo,
aquel con quien Júpiter tovo tal zelo
que tanta la parte le fizo del mundo
quanta a sí mesmo se faze del çielo,
al grant rey de España, al Çesar novelo;
al que con Fortuna es bien fortunado,
aquel en quien cabe virtud e reinado,
a él, la rodilla fincada por suelo.

Tus casos falaçes, Fortuna, cantamos,
estados de gentes que giras e trocas,
tus grandes discordias, tus firmezas pocas,
e los que en tus ruedas quexosos fallamos;
fasta que al tiempo de agora vengamos
de fechos pasados cobdiçia mi pluma
e de presentes fazer breve suma:
dé fin Apolo, pues nos començamos.

3.3. – Jorge Manrique
3.3.1. – Vida.
3.3.2. – Estructura y sentido de las Coplas a la muerte de su padre


Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 3ºESO, Edad Media, Literatura, Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s