Don Juan Manuel y el Conde Lucanor


DON JUAN MANUEL

Constituye don Juan Manuel (1282-1348) el mejor ejemplo de prosista didáctico en esta época. Los rasgos más sobresalientes de su vida se hallan íntimamente ligados a su literatura: la devoción a la orden de los dominicos, para quienes fundara el monasterio de Peñafiel, y su obsesiva y consciente ambición. El deseo de conciliar ambas tendencias conflictivas fue tal vez su móvil literario dominante: sus relaciones con los dominicos afectaron al contenido intelectual de alguna de sus obras y condicionaron, en efecto, la elección de los exempla en el Conde Lucanor; su ambición, deseo de fama y recelo hacia los demás se notan a menudo, y se hallan explícitamente formulados en el prólogo a sus obras.

Con el Conde Lucanor o Libro de Patronio nos encontramos ante la obra más reconocida del autor. Se trata de una colección de 51 ejemplos en su parte principal, encuadrados en el marco consabido de un maestro que instruye a su discípulo: plantea Lucanor a su tutor Patronio un determinado problema, y este comienza narrando un cuento del que hace derivar la solución al caso para que Juan Manuel mismo, por su parte, resuma luego la moraleja en un pareado de ínfima calidad. Los rasgos, aparte de los mencionados pareados, hacen de la obra un caso insólito entre las colecciones de exempla: una tendencia generalizadora surge, en primer término, de la leyenda que actúa de marco, tendencia que luego corrobora el propio comentario de Juan Manuel; el autor, en segundo lugar, no se limita exclusivamente a resumir cada una de las lecciones morales contenidas; aparece incluso como uno más de los personajes, introducido en tercera persona: «Et quando don Johan falló este exiemplo, tóvolo por bueno […]». Esta aparición del autor dentro de la obra literaria no se halla confinada al Conde Lucanor, y la impresión de egocentrismo que nos ofrece corresponde a su afán de reputación literaria y a las frecuentes referencias y citas explícitas de sus propias obras.

Los exempla del Conde Lucanor provienen de varias fuentes. Muchos son de origen oriental; otros, en cambio, los toma de tradiciones históricas hispánicas, cristianas y árabes a la vez, de las cruzadas (Ricardo Corazón de León es el héroe en el tercero de sus ejemplos); de Esopo, y finalmente de la tradición eclesiástica. Los dominicos utilizaron de modo especial y frecuente exempla en sus sermones y a ellos se debieron importantes colecciones de piezas de este género, que probablemente proporcionaran a Juan Manuel muchos de los cuentos que emplea.

Mientras que el Arcipreste de Hita desarrolla las posibilidades humorísticas de sus cuentos, ligándolos con hilo a veces bastante débil a la moraleja que intenta deducir como conclusión, el enfoque de Juan Manuel, por su parte, es absolutamente serio y su empleo de los exempla está sujeto a un rigor intelectual mucho más tenso. El Conde Lucanor finaliza con cuatro secciones reducidas, la mayoría de las cuales caen dentro de la corriente de la literatura gnómica, sirviendose de sententiae para expresar parecido contenido moral (prudencia mundana más bien que renuncia ascética) al que se halla expresado en los ejemplos del libro. Casi todas estas sententias son de origen culto y en este libro Juan Manuel desatiende los refranes que juegan un papel considerable en otras obras suyas.

En vuestra antología encontraréis el cuento XXXIII, que dejo aquí también, para quien lo necesite. Quiero que hagáis un comentario breve pero bien informado para la semana que viene:

Lo que sucedió a un halcón sacre del
infante don Manuel con una garza y un águila

Hablaba otra vez el Conde Lucanor con Patronio, su consejero, de este modo:

-Patronio, a mí me ha ocurrido muchas veces estar en guerra con otros señores y, cuando la guerra se ha terminado, aconsejarme unos que descanse y viva en paz, y otros, que emprenda nuevas luchas contra los moros. Como sé que nadie podrá aconsejarme mejor que vos, os ruego que me digáis lo que debo hacer en esta disyuntiva.

-Señor Conde Lucanor -dijo Patronio-, para que en este caso hagáis lo más conveniente, me gustaría mucho que supierais lo que ocurrió a unos halcones cazadores de garzas y, en concreto, lo ocurrido a un halcón sacre del Infante don Manuel.

El conde le pidió que se lo contara.

-Señor Conde Lucanor -dijo Patronio-, el infante don Manuel estaba un día de caza cerca de Escalona y lanzó un halcón sacre contra una garza; subiendo el halcón detrás de la garza, un águila se lanzó contra él. El halcón, por miedo al águila, abandonó a la garza y empezó a huir; el águila, al ver que no podía alcanzarlo, se alejó. Cuando el águila se retiró, el halcón volvió a la garza y procuró cogerla y matarla. Estando ya el halcón muy cerca de la garza, el águila se lanzó de nuevo contra el halcón, que huyó como la vez anterior. Se alejó otra vez el águila y el halcón voló de nuevo hacia la garza. Así ocurrió tres o cuatro veces: siempre que el águila se iba, volvía el halcón a la garza, pero cuando el halcón se acercaba a la garza, volvía a aparecer el águila para matarlo.

»Al ver el halcón que el águila no le permitiría matar a la garza, la dejó, y voló por encima del águila y la atacó tantas veces y con tanta fortuna, hiriéndola siempre, que la hizo huir. Después de esto, el halcón volvió a la garza y, cuando volaban muy alto, volvió otra vez el águila para atacarlo. Cuando vio el halcón que cuanto había hecho no le servía de nada, volvió a volar por encima del águila y se dejó caer sobre ella con uñas y garras, y con tanta fuerza que le rompió un ala. Al verla caer, con el ala quebrada, volvió el halcón contra la garza y la mató. Obró así porque pensaba que no debía abandonar su caza, después de haberse desembarazado del águila, que se lo impedía.

»Y a vos, señor Conde Lucanor, pues sabéis que vuestra caza, y honra y todo vuestro bien, tanto para el cuerpo como para el alma, consiste en servir a Dios, y sabéis además que, según vuestro estado, como mejor podéis servir a Dios es luchando contra los moros, para ensalzar la santa fe católica, os aconsejo yo que, cuando estéis libre de otros ataques, emprendáis la lucha contra los moros. Así lograréis muchas ventajas, pues serviréis a Dios y además cumpliréis con las obligaciones de vuestro estado, aumentando vuestra honra y no comiendo el pan de balde, cosa que no corresponde a ningún honrado caballero, ya que los señores, cuando están ociosos, no aprecian como deben a los demás, ni hacen por ellos todo lo que como señores deberían hacer, sino que se dedican a cosas y diversiones impropias de su hidalga condición. Como a los señores os es bueno y provechoso tener siempre alguna obligación, tened por cierto que, de cuantas ocupaciones existen, ninguna es tan buena, ni tan honrada, ni tan provechosa para el cuerpo y para el alma, como luchar contra los moros. Recordad por eso el cuento tercero de este libro, el del salto que dio el Rey Ricardo de Inglaterra y lo que consiguió con haberlo dado; pensad también que habéis de morir y que en vuestra vida habéis cometido muchas ofensas contra Dios, que es muy justo, por lo que no podréis evitar el castigo que merecen vuestros pecados. Pero mirad, si os es posible, de encontrar un medio para que vuestros pecados sean perdonados por Dios, porque, si encontráis la muerte luchando contra los moros, habiendo hecho penitencia, seréis un mártir de la fe y estaréis entre los bienaventurados, y, aunque no muráis en batalla, las buenas obras y vuestra buena intención os salvarán.

El conde consideró este consejo como muy bueno, prometió ponerlo en práctica y pidió a Dios que le ayudara para que se cumpliera siempre su voluntad.

Y viendo don Juan que este cuento era bueno, lo mandó escribir en este libro, e hizo estos versos que dicen así:

Si Dios te concediera honda seguridad,
intenta tú ganarte feliz eternidad. 
FIN

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 3ºESO, Edad Media, Literatura, Prosa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s