Para volverse loco


Algunos textos tienen esa capacidad. Dejo aquí un par de ejemplos que se pueden emplear en clase.

 Somoza, A una coqueta

Juan José Domenchina dice que “es preferible incurrir en rebuscamiento o cataglotismo culterano, cargante profusión terminológica, e incluso en sibilina inaccesibilidad, que no caer en la greñuda y zafia negligencia […] Nada importa que en esta tarea el escritor tome y aun exhume directamente del diccionario alguna palabra que logre subyugarle. Teófilo Gautier dijo que no conocía libro más digno de ser leído por un poeta que el diccionario” (“El culto del idioma y la fruición del pensamiento”, El Sol, 1931)

Para muestra de lo que eso significa, este botón:

Deja, pues, que la bruja desenhetre los

porcipelos de sus crenchas

enmarañadas: ralos nidales de idóneos

anopluros.

(Juan José Domenchina, Dédalo, 1932)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 2ºBACH, Lengua, Literatura y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s