Queridos miembros y miembras de la clase


Esta es probablemente la lección más tonta que he traído al blog. Pero como nuestros políticos (Aído, Montoro) se empeñan en abonar su necesidad, aquí va.

Creo que ya sabéis que la existencia de dos sexos es una condición sine qua non para la procreación de ciertos organismos complejos mientras que el género en clase de Lengua es una noción gramatical de la palabra. Se trata de conceptos básicos. Nada de otra galaxia.

Por eso –y porque sois más listos que el hambre– sé que estáis en condiciones de entender, como cualquier hablante del castellano, que hay sustantivos de género masculino y solo masculino, por mucho que nos disguste, como, por ejemplo, “lápiz”. A lo mejor hay algún alumno enconado con el nombre “oreja” por su carácter femenino y nada más, pero es lo que toca. Por más que nos empeñemos, la oreja no se une al orejo para tener orejitos. De hecho, en el colmo del disparate de la corrección política, mi pierna es un sustantivo femenino, pero no una “miembra” de mi cuerpo, como Uds., miembros de una clase, no podrán ser miembras así pertenezcan al sexo femenino de la especie humana o de cualquier otra.

Montoro se ha hecho un lío. La palabra miembro es masculina cuando significa, según el DRAE, lo siguiente: ‘m. Cada una de las extremidades del hombre o de los animales articuladas con el tronco’; y no tiene femenino. Pero él la utilizaba en otra acepción, concretamente en la séptima: ‘7. com. Individuo que forma parte de un conjunto, comunidad o cuerpo moral’. Si os fijáis, la definición del DRAE recoge en primer lugar el género de este sustantivo. Debe leerse: “común en cuanto al género” o de “género común”. Los nombres comunes, como sabéis, no están predeterminados para el género, sino que adoptan el del referente mencionado, según corresponda, y permanecen invariables, aunque ocasionan efectos de concordancia con el determinante: seleccionaremos el artículo masculino o femenino, el / la miembro de un conjunto, una comunidad o cuerpo moral o el / la estudiante, conforme al sexo del miembro o del estudiante en cuestión, sea Pedro o Marta. No debe confundirse este tipo de nombres con aquellos sustantivos acabados en “-o” cuyo femenino se realiza por variación morfológica (“-a”), v.gr. niño / niña, como hace nuestro nuevo ministro de Hacienda. Tampoco con los nombres ambiguos, de indistinto uso en masculino y femenino, pues no son entidades sexuadas: el / la mar; y menos aún con los epicenos, que tienen un solo género gramatical, aunque la realidad que designen remita a un ser dotado de diferencias biológicas sexuales: la jirafa, pero *el jirafa, *el jirafo, *la jirafo.

Queridas miembros y miembras queridos: En pocas palabras, la igualdad de sexos no existe en el género de la lengua. Ni siquiera interesa. Así son las cosas. Eso no significa que el lenguaje sea sexista, como se suele decir. Simplemente implica que se trata de dos aspectos de la realidad con puntos de encuentro y desencuentro, como todo en la vida. Espero que haya quedado claro, y sirva de repaso.

**************

Actualización de octubre de 2013: Atónito todavía, me veo en la obligación de integrar un enlace de El País para proporcionar un mínimo de verosimilitud al suceso que presento. Al parecer, el presidente de Venezuela, dentro de esa epidemia infumable de doblar las parejas, ha pronunciado en pleno discurso televisivo la secuencia “millones y millonas“. Se trata de una expresión que me ha llegado de tal manera al hígado y a la hígada  que no me encuentro en las mínimas condiciones para extenderme.

Lengua castellana, D.E.P.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 2ºBACH, Lengua y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Queridos miembros y miembras de la clase

  1. Pingback: Sobre el lenguaje inclusivo | Tranquilación

  2. Un comentario riguroso, pedagógico y ameno que, sin duda, será entendido y asimilado por los alumnos más conscientes. Es una reflexión oportuna que ahora viene al caso, cuando habitualmente es un tema anecdótico. La división de opiniones sobre el uso de la lengua como instrumento de cambio social o como estructura gramatical sin connotaciones en el uso del masculino como integrador de los dos géneros, abre posibilidades muy interesantes para la discusión en clase. No obstante, es un proceso vivo y abierto en que se multiplican las variantes profesionales cuando se refieren a las mujeres. ¿Se debe decir tenienta, coronela, generala en los grados militares? ¿Es cuestión de tiempo y hábito? No hay una respuesta definitiva porque la lengua es un organismo vivo. Lo que me parece negativo es que se utilice la transformación del lenguaje de modo harto elemental para producir un cambio social. El lenguaje tiene su belleza, su ritmo, sus modos de evolucionar, y las variantes paritarias son en la mayoría de los casos sencillamente abominables. Felicidades por el blog y el artículo.

    • ernestoprofe dijo:

      Muchas gracias por el comentario.
      El lenguaje evoluciona, sin duda, por causas sociales. Pero es más permeable a estos cambios en algunas esferas que en otras. Palabras sin otro género que el masculino sin más motivo que esas mismas causas, son más proclives que las que se rigen por otras condiciones morfológicas y, desde luego, mucho más que los casos debidos a razones sintácticas.
      Un saludo, Joselu.

  3. Pingback: Es lenguaje, no sexismo | Tranquilación

  4. Miriam 1ºc dijo:

    Juegos de amor
    Yo enamorada, el mala vida me daba, gritos,amenazas…..yo le dejo y al poco tiempo con el vuelvo, vivir sin el no puedo,de nuevo con el que me quiere mal,vuelta a empezar.¡¡¡Malditos hombres bajo tierra tienen que estar!!!.Lo facil es quedarse con esos seres, lo dificil es alejarlos de tu vida.Valemos mucho para estar a la sombra de los que son unos cobardes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s