Homeopatía y otras cosas


Como complemento a la entrada Las dos esferas propongo un vídeo con una charla de Fernando Frías. A quien disfrute con él, recomiendo visitar El fondo del asunto, donde hallará más información y múltiples enlaces a blogs curiosos que denuncian un fenómeno que me preocupa y que se debe airear por las terribles consecuencias que para muchos acarrea (por ejemplo, Steve Jobs, al que he dedicado una entrada por lo que logró en Apple y en Píxar, demoró una operación inaplazable y falleció a los 54 años porque pensaba que para curar el cáncer bastaba con comer fruta y pensar en otra cosa).

El tercer fundamento de la homeopatía, la similia, no es más que un subproducto del pensamiento analógico precientífico. Parece mentira, pero sus principios se expanden. No lo digo por decir. La situación de la religiosidad en España evidencia un progreso de todo tipo de creencias asistemáticas, de espiritualidades difusas, como traslucen las encuestas del INE que, con su sabiduría habitual, ha analizado Yuri en su Pizarra. Se trata, como ya dejé escrito, de un popurrí, de un conglomerado confeccionado a la carta por cada uno, motivo más que suficiente para que un fulano se declare monje budista pero lea el tarot en televisión con acento argentino o para que otros recen a la Virgen, pongan velas a San Rafael y se declaren médiums al servicio del televidente que llama a un teléfono 806, programa que los jueces se empeñan en no consideran estafa por lo ridículas que parecen a primera vista estas mezclas y su presunta ayuda, pero que en circunstancias de especial desesperación pueden atraer, siquiera como último recurso, a casi cualquiera.

Es difícil refutar estas posturas ante sus adeptos porque se niegan a reconocer el método científico como único cauce para el conocimiento. He discutido al respecto hace poco con ciertos defensores de la biodanza, que mostraron bien poca educación y aún menos sentido del humor. Esta constituye un auténtico descubrimiento, que me resulta asombroso por lo ajena que me queda pese al montón de pelis de indios que he podido ver a estas alturas, así que no me resisto a poner una muestra encontrada en las derivaciones espurias del 15-M, mientras los colegas bendicen el maíz:

Pero hay que comprender a todos estos farsantes y estafadores: venden humo. También a los creyentes ingenuos. ¿Cómo se van a exponer, unos u otros, al rigor que el método exige?

Creo, además, que conviene ir señalando a los responsables desde una perspectiva ética, v.gr.: Más allá de los cretinos que dan la cara, otros también sacan tajada del negocio. Del mismo modo que se critica a los periódicos por incluir páginas de contactos, las cadenas televisivas son responsables de los contenidos que emiten, aunque no aparezcan en su página oficial ni consideren estos programas como parte de su parrilla, cosa que me parece ya suficientemente curiosa; en el extremo, también los presentadores, los músicos, los cámaras, el realizador y en definitiva todos cuantos en esos espacios trabajan a las tantas de la mañana son cómplices de lo que en ellos sucede y de las consecuencias que pueda deparar el “consejo” de cualquiera de los irresponsables que aparecen en primer término.

Esta entrada fue publicada en 1ºBACH, 2ºESO, 3ºESO, Literatura y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Homeopatía y otras cosas

  1. Pingback: ENLACES PARA TUTORÍA | Tranquilación

  2. Pingback: La ignorancia política nos brinda otro bonito palabro | Tranquilación

  3. Pingback: Cantamañanas de ayer y de hoy | Tranquilación

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s